Ei-iE

Photo: Mark Taber/Flickr
Photo: Mark Taber/Flickr

Pearson 2025: transformando la enseñanza y privatizando los datos de educación

publicado 9 mayo 2019 actualizado 30 agosto 2019

Sam Sellar y Anna Hogan

¿Adónde quiere llegar Pearson en 2025? ¿Qué posibles implicaciones tiene esta visión para la educación pública? Pearson ya está presente en casi 60 países y se define a sí misma como «la empresa mundial de la enseñanza». Pearson es un nuevo tipo de empresa educativa que opera en múltiples áreas y sectores de la educación con una visión empresarial mundial más ambiciosa que la de muchos de sus competidores. La empresa se ha sometido a una reestructuración considerable en los últimos años, pasando de ser un grupo angloamericano del sector de los medios a una empresa de servicios educativos integrada a nivel mundial.

Pearson pretende liderar la «próxima generación» de enseñanza y aprendizaje a través del desarrollo de plataformas de aprendizaje digital, incluyendo la inteligencia artificial en la educación (AIEd, por sus siglas en inglés). Está probando nuevas tecnologías de inteligencia artificial mediante las cuales espera capacitar a tutores virtuales para proporcionar un aprendizaje personalizado a los estudiantes, similares a Siri o Alexa. Esta tecnología estará integrada en una única plataforma, Pearson Realize™, que ya se ha integrado en Google Classroom. Pretende desarrollar relaciones directas y permanentes con los clientes, a los que facilitará educación virtual, certificados profesionales, evaluaciones y otros servicios.

La visión que tiene Pearson para la educación en 2025 fomenta los beneficios loables de los avances tecnológicos y su combinación con nuevas formas de ejercer la profesión docente. Sin embargo, su estrategia empresarial se basa en crear cambios súbitos en a) la profesión docente, b) la realización de planes de estudio y evaluaciones y c) el funcionamiento de las escuelas, sobre todo de las públicas. Estos cambios súbitos no obedecen a un conjunto coherente de principios educativos, sino que satisfacen de forma caprichosa los intereses de los accionistas de la empresa.

Según las conclusiones de este estudio, la visión de Pearson genera dos inquietudes principales en relación con la integridad y la sostenibilidad de la educación pública a escala mundial:

1. la privatización de la infraestructura de datos y de los datos, que incluye la innovación y el nuevo conocimiento sobre cómo aprendemos, convirtiendo los bienes públicos en activos privados; y

2. la transformación y reducción potencial de la profesión docente, disminuyendo los objetivos y resultados más amplios de la educación pública en favor de un aprendizaje personalizado que se centra en los conocimientos y capacidades individuales.

Descargar el informe(en inglés)