Los sindicatos dan soluciones para la crisis climática

En medio de una creciente sensación de urgencia sobre la necesidad de salvar nuestro planeta del calentamiento global, sindicalistas de todos los continentes se reunieron en Copenhague para coordinar sus esfuerzos con miras a exhortar a los líderes mundiales a concluir un acuerdo ambicioso sobre el clima que incorpore disposiciones encaminadas a conseguir una transición justa hacia un mundo respetuoso del medio ambiente con puestos de trabajo más ecológicos y decentes.

Durante tres días a lo largo de la última semana crucial de las negociaciones de la COP15, el centro de las actividades del movimiento sindical será el Pabellón World of Work (Mundo del Trabajo) en la sede de la federación sindical danesa, LO. Los participantes han coincidido en su impresión de lo acertado del nombre del Pabellón WOW. "¡Wow! Ver aquí tantos compañeros y compañeras del mundo entero es realmente muy emocionante", afirmó Anabella Rosemberg, responsable de desarrollo sostenible de la Confederación Sindical Internacional. La CSI, LO y otros afiliados han organizado una amplia variedad de eventos para facilitar un animado diálogo sobre las respuestas de los sindicatos a la crisis climática y su impacto sobre los trabajadores y las trabajadoras. La IE y otras Federaciones Sindicales Internacionales colaboraron en la elaboración de una publicación a favor de un crecimiento verde con justicia social: Green growth for jobs and social justice que está siendo distribuida en el Pabellón WOW. En el evento de apertura, Anabella Rosemberg indicó a los representantes sindicales las demandas fundamentales del movimiento sindical, manifestadas en la declaración de posición de la CSI: “Los sindicatos y el cambio climático - Equidad, justicia y solidaridad en la lucha contra el cambio climático”. “Los sindicatos y el cambio climático - Equidad, justicia y solidaridad en la lucha contra el cambio climático”. Esta declaración afirma que ahora, ante la crisis económica mundial, es el momento de luchar contra el cambio climático, ya que brinda la oportunidad de recuperar la esperanza, reconstruir las economías sobre una base sostenible y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Sin embargo, esta transición hacia un mundo con bajas emisiones de carbono debe ser un proceso justo, “La transformación económica no puede dejarse a merced de la “mano invisible” del mercado. Los países desarrollados, que son los que produjeron el 80% de las emisiones que se encuentran actualmente en la atmósfera, deben ayudar a pagar las medidas para reducir la “brecha de la adaptación” porque “no puede permitirse que los pobres queden sumidos en una miseria aún mayor”. Phillip Pearson del Trade Union Congress del Reino Unido advirtió que las promesas gubernamentales hechas hasta ahora sobre la reducción de las emisiones son claramente insuficientes. Las promesas actuales sólo son para descender entre el 13-19% por debajo de los niveles de 1990 para el año 2020, pero los científicos afirman que las emisiones deben ser alrededor de un 25-40% más bajas. “Obviamente no es suficiente”, señaló Pearson. "Todavía estamos muy lejos de las metas de la ONU. No vamos a pretender que el 25-40% va a resolver el calentamiento global. Sólo tenemos una posibilidad de 50-50 de que funcione para controlar el aumento de la temperatura. Todavía estamos en una zona de alto riesgo. Todos aquí tienen que instar a su gobierno a hacer más... a hacer lo correcto." Dentro del proceso de la CMNUCC, los sindicatos han sido reconocidos por la Organización de las Naciones Unidas como una parte constituyente fundamental. Sin embargo, teniendo en cuenta el gran número de personas representadas por el movimiento sindical, el acceso a la mesa de negociaciones sigue siendo muy limitado. "Representamos a 170 millones de trabajadores y trabajadoras. Somos más grandes que muchos países, pero tenemos que luchar para poder conseguir unos distintivos más para acceder a las reuniones de la COP15”, señaló James Howard, responsable de la política económica y social de la CSI. No obstante, los sindicatos han conseguido asegurar que los conceptos fundamentales de transición justa y trabajo decente formen parte del texto de negociación de la Conferencia de las Partes, con el encabezado "Visión compartida". "Por primera vez, los gobiernos están discutiendo una transición justa. Obligarlos a hablar de las cuestiones que atañen a los trabajadores y las trabajadoras ya es una victoria en si misma. Ni un solo gobierno tomó la palabra para decir que se oponía a una transición justa”, afirmó Anabella Rosemberg. El alcance global del movimiento sindical significa que la voz de los sindicatos se escucha en todas partes, añadió. “No sólo estamos en las negociaciones, también estamos allí afuera. En todas las luchas del mundo, los sindicatos están presentes. Y damos soluciones".

Comparte esta página