• Página principal
  • News
  • La Internacional de la Educación expresa su solidaridad con los afectados por el terremoto en Chile

La Internacional de la Educación expresa su solidaridad con los afectados por el terremoto en Chile

Tras los catastróficos eventos ocurridos el pasado fin de semana, cuando Chile sufrió un fuerte terremoto de 8’8 grados de magnitud en la escala de Richter, EI expresa su preocupación por la situación actual y brinda su apoyo al Colegio de Profesores de Chile (CPC) y la Confederación Nacional de Trabajadores de la Educación Chilena (CONATECH).

El epicentro del seísmo se situó en el sur del país, entre Talca y Concepción, y fue seguido por varias réplicas y tsunamis en toda la costa del Pacífico. La oficina regional de la IE en Latinoamérica estuvo en contacto con representantes de ambos sindicatos que en su mayoría se encuentran a salvo, aunque algunos docentes de Maipú hayan perdido sus hogares. Jaime Gajardo, Presidente del CPC, explicó que, por el momento, se están recorriendo las zonas afectadas para evaluar sobre el terreno los daños humanos y materiales y determinar la ayuda requerida por los damnificados del sector educativo. Debido al gran número de edificios derrumbados, muchos chilenos han perdido sus hogares, convirtiéndose de la noche a la mañana en refugiados. Esta situación se ha visto agravada por las dificultades en el suministro de alimentos, así como por los continuos cortes de energía y agua potable que se han producido como consecuencia de esta catástrofe natural. En un mensaje a todos los miembros del CPC, Gajardo reafirma el compromiso del sindicato para brindar asistencia a todos los docentes afectados: “Quiero darle a los profesores un llamado de aliento y de fuerza, para que nos pongamos de pie en estos momentos tan difíciles, y porque el Colegio de Profesores no los va a abandonar. Vamos a generar centros de apoyo, vamos a poner recursos a su disposición, todo aquello que signifique una ayuda solidaria para los maestros.” Los sindicatos de la educación han hecho un llamamiento a todos los centros educativos y escuelas chilenas, públicas y privadas, para que abran sus puertas y sirvan de refugio a los supervivientes que han perdido sus hogares, o bien puedan utilizarse como almacén de aprovisionamiento y distribución de la ayuda recibida. Las clases escolares han sido interrumpidas durante una semana, aunque no se descarta prolongar este periodo de tiempo hasta que la normalidad sea restablecida en todo el país, según se hizo público el 2 de marzo en una declaración oficial del Ministerio de Educación. EI seguirá informando sobre la situación vivida por los estudiantes y docentes chilenos en los próximos días.

Comparte esta página