Entrevista con Mor Mbengue coordinador del programa EPT-SIDA de Senegal

Mor Mbengue coordina el COSSEL (Comité senegalés de los sindicatos de docentes para la EPT y contra el SIDA) y es Secretario General Adjunto del sindicato senegalés UDEN. Durante la 5ª Conferencia de la Francofonía sobre el VIH y el SIDA en Casablanca, a finales de marzo, presentará al CARVEE (Comité de Acción e Investigación sobre la Vulnerabilidad en el Sector de Educación) la iniciativa del comité COSSEL de estimular y desarrollar una red de apoyo para los docentes que viven con el VIH. En esta entrevista, traza el proceso de creación del CARVEE y el trabajo que realiza actualmente.

¿Cómo inició usted el proceso de reunir a los docentes que viven con el VIH en una red de apoyo?

Durante dos años, un pequeño grupo de cuatro personas que viven con el VIH realizó una encuesta a lo largo y ancho de Senegal. Trabajando en estrecho contacto con los médicos en las regiones, pudieron identificar a un centenar de docentes que viven con el VIH. Sobre esta base, y con el apoyo de la IE, el COSSEL trabajó en colaboración con la UNESCO-BREDA, para establecer la asociación CARVEE, el Comité de Acción e Investigación sobre la Vulnerabilidad en el Sector de Educación. No fue fácil, ya que nuestra primera tarea consistió en convencer a nuestros compañeros y compañeras que viven con el VIH de dar a conocer su situación, a unirse y contribuir a la lucha contra el SIDA. La garantía de confidencialidad fue un elemento importante de este proceso. Con el apoyo del Ministerio de Educación se publicó una convocatoria general y, a partir de ella, veinticinco docentes tuvieron la satisfacción de reunirse para participar en una reunión destinada a crear el CARVEE. Aun cuando fue un gran avance, nos dábamos cuenta de la necesidad de no dar publicidad al proceso, ya que los interesados no se sentían cómodos ante la cobertura en radio, televisión o diarios. A la vez que tomamos medidas para garantizar la confidencialidad, fue el propio Ministro de Educación quien abrió la reunión en una sesión cerrada a los medios de comunicación a la que luego siguieron tres días de formación.

¿Cómo abordó el taller los temas que afectan a los docentes que viven con el VIH?

Durante el primer día, los participantes recibieron formación sobre la dinámica de cooperación, que es un elemento esencial para todos los miembros del grupo a fin de sentirse cómodos con el trabajo en grupo. Antes muchos de ellos habían estado luchando solos. Algunos, de hecho tres, incluso se habían visto obligados a abandonar la enseñanza, ya que tenía problemas con el absentismo y la enfermedad, por lo que fueron sancionados o se les dejó ir. Aprender a trabajar juntos fue un importante paso adelante. El segundo día pusimos en marcha la estructura del CARVEE, con la creación de un comité directivo y un consejo ejecutivo integrado por nueve docentes. A través del Comité, están representadas las nueve regiones de Senegal con el fin de facilitar las actividades futuras. Habíamos previsto que la encuesta debía basarse en reunir a un mayor número de docentes, ya que seguramente hay más de un centenar de ellos que viven con el VIH. Sin embargo tenemos que convencerlos de presentarse, aceptar su situación y trabajar conjuntamente con nosotros.

¿Cuáles son los retos a los que se enfrentan los docentes que viven con el VIH en Senegal y qué espera usted en relación con la cooperación y desarrollo futuros?

Durante el taller, hablamos sobre el estigma, pero sobre todo del autoestigma, porque al final todos caen en esta situación. Reconocieron que ellos mismos se autodiscriminan y que antes de hablar públicamente como defensores del SIDA, era preciso que resolvieran esta cuestión. Hablar públicamente de su situación durante el primer año puede resultar un paso demasiado grande, pero hay muchas actividades que pueden llevarse a cabo. Por ejemplo, el comité COSSEL planea llevar a cabo talleres sobre el material del programa EPT/SIDA para los docentes que viven con el VIH, como ya se ha hecho con el cuerpo docente en general. Con respecto al apoyo profesional, y preocupados por los tres docentes que perdieron su empleo, hemos colaborado con el Ministerio de Educación para que se disponga su reintegración. Aun cuando en nuestra calidad de sindicato de los docentes no podemos resolver todos los problemas médicos y sociales de nuestros miembros, estamos comprometidos en ampliar la promoción y defensa de estas cuestiones. El apoyo a las cuestiones profesionales seguirá siendo el núcleo de nuestro trabajo.

Los docentes sólo necesitan aceptar el proceso de tomar los antirretrovirales, ya que en Senegal son gratuitos. Sin embargo, algunos docentes tienen dificultades en este sentido, ya que pueden vivir a unos 500 o 700 kilómetros de Dakar y es posible que no deseen acceder a los servicios médicos locales debido a que les preocupa la confidencialidad. Prefieren hacer el viaje a Dakar, lo que significa que no pueden tomar los medicamentos antirretrovirales de forma constante. Este es el tipo de cuestiones en las que estamos trabajando para proponer soluciones a fin de que puedan tener regularmente acceso a los medicamentos.

Comparte esta página