Los sindicatos condenan el acuerdo entre la UE y Colombia

Los sindicatos europeos y colombianos denuncian el nuevo acuerdo de libre comercio entre la UE y Colombia porque estiman que ofrece apoyo político a un régimen colombiano profundamente implicado en graves violaciones de los derechos humanos y los estándares laborales.

El anuncio del acuerdo de la UE con Colombia llegó el mes pasado, después de nueve rondas de negociación. El texto del acuerdo no se ha publicado explícitamente, pero los negociadores de la UE dicen que incluye una cláusula que deja abierta la posibilidad de emprender las acciones necesarias en caso de violación repetida de los derechos humanos o interrupción repentina de la democracia". A pesar de estas disposiciones, en una reunión con el Comisario de Comercio de la Comisión Europea celebrada a principios de mes, la Confederación Sindical Internacional (CSI) siguió expresando su preocupación por el hecho de que el régimen de Uribe no haya tomado suficientes medidas para detener las violaciones contra los derechos humanos y, en particular, que tenga a los sindicatos en su punto de mira. Los sindicatos europeos y colombianos opinan que el país sigue siendo el lugar más peligroso del mundo para ser sindicalista; en la última década, los paramilitares, el ejército y las fuerzas policiales del país han acabado con la vida de más de mil sindicalistas. Un informe elaborado el año pasado para la Internacional de la Educación por el Dr. Mario Novelli, de la Universidad de Amsterdam, reveló que los docentes sindicalistas han sido el objetivo más frecuente de los escuadrones de la muerte paramilitares. Desde 1991, 871 docentes han sido asesinados en Colombia, más de 3.000 han recibido amenazas, más de 1.000 han sido desplazados internamente, 70 han sido forzados a dejar el país con sus familias, y 60 han desaparecido. Sólo en los primeros tres meses de 2010, 10 docentes han sido asesinados y 247 han recibido amenazas de muerte. "La violación de los derechos políticos y civiles de los docentes en Colombia por parte de organizaciones paramilitares estatales y organizaciones respaldadas por el estado tenían precisamente la intención de acallar a las organizaciones y las personas que defienden activamente los derechos económicos, sociales y culturales de sus miembros y de la sociedad colombiana en general" concluyó Novelly en su informe para la IE. Monique Fouilhoux, Secretaria General Adjunta de la IE, ha declarado que es "inaceptable que la UE contemple la posibilidad de firmar un acuerdo con un régimen que ha cerrado los ojos continuamente a las violaciones más graves de los derechos humanos fundamentales". El movimiento sindical colombiano pide solidaridad para lograr que el Parlamento Europeo bloquee el acuerdo de libre comercio entre la UE y Colombia. En marzo, el Comité Paneuropeo de la IE pidió a la IE y sus afiliadas que organizaran campañas contra este acuerdo de libre comercio con Colombia y sensibilizaran a la sociedad sobre la lucha del movimiento sindical colombiano. Algunas organizaciones de docentes, como GEW de Alemania y NASUWT del reino Unido ya han avisado a sus Ministerios de Asuntos Exteriores y los Miembros del Parlamento Europeo sobre la contradicción entre las políticas comerciales de la UE y las políticas de desarrollo exterior.

Comparte esta página