Corea del Sur: El despido arbitrario de 183 docentes provoca huelga de hambre

La IE ha sabido que Jeong Jin-Hoo, Presidente de su organización miembro, el sindicato de docentes Korean Teachers and Education Workers Union (KTU), ha iniciado una huelga de hambre en protesta por el despido de 183 docentes como consecuencia de su supuesta “afiliación” a un partido político de la oposición.

Los 183 miembros del KTU fueron acusados el 6 de mayo de haberse afiliado supuestamente al Partido Democrático Laborista (DLP), un partido de la oposición, en base a las donaciones privadas que hubieran hecho al DLP y que las autoridades interpretaron como cuotas de afiliación, a pesar de las protestas de las personas implicadas.

Según el KTU, los docentes hicieron las donaciones al partido político en base a sus propias creencias personales y no en tanto que afiliados del KTU. De hecho, ningún miembro del KTU se ha afiliado nunca formalmente al DLP.

El 23 de mayo el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología tomó la decisión de despedir a los 183 docentes por contravención de una cláusula de neutralidad política que se exige que los docentes y funcionarios públicos cumplan, conforme a la Ley de Funcionarios Públicos de Corea del Sur. La decisión fue tomada a pesar de que el procedimiento legal formal todavía no había comenzado.

Otra cosa que preocupa a la IE es el hecho de que los directores de escuela que han hecho donaciones al partido en el poder, con el mismo fundamento que estos 183 docentes, nunca se han visto sujetos a la misma severidad disciplinaria por parte de las autoridades políticas.

El KTU ha condenado esta decisión como un acto político antes de las elecciones locales de Corea del Sur, previstas para el 2 de junio de 2010. En consecuencia, el Presidente del KTU, Jin-Hoo, ha iniciado una huelga de hambre para recalcar esta injusticia.

En los últimos años, la IE ha llamado la atención de la administración Lee Myung-bak con respecto a una serie de incidentes en los que se han tomado medidas disciplinarias ilegales o desproporcionadas contra líderes y miembros del KTU que participaron en actividades sindicales. La IE considera que las recientes sanciones constituyen un acto de discriminación antisindical, y apoya la declaración del Relator Especial de la ONU, Frank La Rue, con relación a la promoción y protección de los derechos de libertad de opinión y expresión.

Al finalizar su investigación de 12 días en Corea del Sur, La Rue declaró que: “Aunque Corea del Sur ha realizado considerables progresos desde 1987 en el ámbito de los derechos humanos, existen inquietudes en cuanto a que los derechos humanos en general, y los derechos de libertad de expresión en particular, hayan sido restringidos a lo largo de los dos últimos años”.

La IE expresa su solidaridad con el KTU y condena el despido de los 183 docentes. La IE también ha instado al Gobierno de Corea del Sur a que tome las medidas necesarias para reincorporar de inmediato a los docentes y para asegurarse de que los sindicalistas docentes surcoreanos puedan ejercer sus derechos humanos y sindicales básicos sin miedo a la persecución por parte de las autoridades.

Asimismo, a principios de este mes, la IE trató de influenciar al Trade Union Advisory Council (TUAC) para que solicite a la OCDE que escriba a las autoridades surcoreanas para recordarles que tomen las medidas necesarias a fin de que sus legislaciones laborales guarden conformidad con las normas internacionales, tal como lo prometió Corea del Sur cuando se unió a la OCDE en 1996. La preocupación del TUAC con respecto al deterioro de la situación de los derechos sindicales también le incitó a enviar en mayo un equipo de investigación a Corea del Sur, el cual está dando parte al Comité de Asuntos Económicos, Sociales y Laborales de la OCDE.

Comparte esta página