• Página principal
  • News
  • Sindicatos miembros de la IE devastados por tormenta tropical en América Central

Sindicatos miembros de la IE devastados por tormenta tropical en América Central

En Guatemala, Honduras y El Salvador miembros de la IE luchan por llevar ayuda a las comunidades aisladas por la tormenta tropical Agatha, que ha azotado la región.

Los rescatistas cavan el barro y los escombros en busca de las decenas de personas que siguen desaparecidas después de los deslizamientos de terreno que destruyeron comunidades enteras. Las primeras estimaciones sitúan el número de fallecimientos en 180 personas, la mayoría en Guatemala, y más de 100.000 personas se han quedado sin hogar.

Aun cuando la tormenta ya pasó, se prevé más lluvia y los responsables advierten que los ríos crecidos siguen presentando un riesgo de inundaciones y deslizamientos de terreno. Los tres países han declarado estado de emergencia con la intención de incrementar la ayuda inmediata y los recursos para evitar la propagación del dengue y el paludismo debido al agua estancada.

Vistas las repercusiones, es evidente que Guatemala ha sido el país más afectado.

En la capital, Ciudad de Guatemala, se abrió un inmenso socavón que al parecer ha engullido varios edificios. El sindicato miembro de la IE, el Sindicato de Trabajadores de la Educación de Guatemala (STEG), ha sido uno de los más afectados, ya que sus oficinas en la capital se inundaron causando daños considerables y la pérdida de todos los equipos informáticos.

La IE está trabajando para proporcionar ayuda de emergencia al STEG con el fin de ayudarle a levantar cabeza, reorganizarse y prestar ayuda a sus miembros docentes así como participar en el esfuerzo humanitario más amplio.

Varias comunidades indígenas también sintieron toda la fuerza de los importantes deslaves ocurridos en el departamento de Chimaltenango, al oeste la provincia de Ciudad de Guatemala, y todavía hay muchas personas desaparecidas. Decenas de miles de personas están viviendo en refugios temporales, ya sea porque sus viviendas fueron destruidas o porque fueron evacuadas de zonas con riesgo de inundaciones.

La infraestructura del país se ha visto gravemente afectada: las carreteras nacionales han quedado bloqueadas y los puentes se han desplomado, lo que ha obstaculizado los esfuerzos de rescate por tierra y dificultado que los organismos de ayuda lleguen a las zonas más afectadas.

La devastación de Guatemala empezó la semana pasada con la erupción del volcán Pacaya, iniciada el jueves pasado obstaculizando los esfuerzos de ayuda. En El Salvador, por lo menos 20 caseríos fueron inundados por el desbordamiento del río Lempa. Debido a esta situación, todas las escuelas primarias y secundarias así como las universidades de todo el país han sido cerradas desde el martes pasado.

La IE seguirá proporcionando más detalles sobre la situación de los docentes y estudiantes de la región a medida que recibamos información.

Comparte esta página