Jornada Mundial por el Trabajo Decente 2010

Sindicatos en todo el mundo se movilizan el 7 de octubre para abordar la crisis global económica y laboral, demandando una reforma fundamental de la economía mundial. Los organizadores de más de 285 actividades han registrado ya información acerca de sus eventos en el sitio web especial

Las acciones de este año se orientarán a la promoción de tres demandas básicas para la recuperación económica: - El crecimiento y puestos de trabajo, y no medidas de austeridad, resultan esenciales para superar la crisis y poner fin a la pobreza; - Los servicios públicos de calidad no deben ser recortados; y - El sector financiero ha de pagar por el daño que ha causado. Los eventos del 7 de octubre incluyen unas 50 actividades en todo Japón; marchas, conferencias y reuniones de jóvenes en varios países africanos, así como reuniones y movilizaciones en toda Rusia y Ucrania. Diversas actividades en Latinoamérica incluyen iniciativas de sindicatos en Perú y Chile para lograr el reconocimiento oficial de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente. Estos eventos tienen lugar después de multitudinarias manifestaciones realizadas en Europa la semana pasada, una gran marcha en los EE.UU. que involucró a sindicatos y grupos de derechos humanos y civiles el 2 de octubre, y actividades por parte de sindicatos de la educación en todo el mundo el día 5 de octubre, Día Mundial de los Docentes. En circunstancias que los trabajadores jóvenes se ven particularmente afectados por la turbulencia en los mercados laborales y los inminentes recortes en educación y capacitación, grupos de jóvenes sindicalizados dirigirán varios eventos, utilizando entre otros medios "flash mobs" -convocatorias, por mensaje de teléfono móvil, para manifestar en un sitio público de manera coordinada, breve e inusual-, y a las redes sociales para dejar su impronta en los planes sindicales para la recuperación económica. Asimismo, redes de trabajadoras sindicalizadas llamarán la atención respecto a la tendencia mundial a la precarización del empleo y a contratos temporales y casuales, que está afectando gravemente el nivel de vida de las mujeres en todo el mundo. "Esta tercera versión anual de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente es la culminación de 10 días de movilizaciones sindicales que abarcan todos los continentes. Incrementará la presión sobre los Gobiernos para que implementen soluciones positivas para la crisis, en vez de limitarse a recortar el gasto gubernamental para satisfacer a los mercados del capital. Buenos puestos de trabajo y protección social son necesarios para reinsertar a la gente en el mercado laboral, mantener a las familias en épocas de gran necesidad y sentar las bases para un crecimiento sostenible que restablezca las finanzas gubernamentales", afirmó la Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional (CSI), Sharan Burrow, quien participa hoy, con Michael Sommer, el Presidente de la CSI, en una conferencia sobre la crisis financiera organizada por la DGB

Comparte esta página