Los Sindicatos Mundiales, la voz de los trabajadores en el G-20

La IE se sumará al llamamiento de la Agrupación Global Unions a los líderes del G-20 reunidos en Seúl (Corea del Sur) para mantener la inversión en educación entre las prioridades del plan de recuperación del G-20.

Además, la IE instará a las autoridades surcoreanas a respetar los derechos sindicales. Susan Hopgood, presidenta de la IE, estará acompañada por Yuzuru Nakamura, presidente del Comité Regional de Asia-Pacífico de la IE, y Aloysius Mathews, coordinador regional principal, en la cumbre laboral del G-20 y las actividades de defensa y promoción organizadas por la Campaña Mundial por la Educación.

La delegación de la IE apoyará ante el G-20 la declaración de los Sindicatos Mundiales favorable a la inversión en las personas a través de la educación y la formación. Solicitará, asimismo, que los líderes del G-20 encomienden a los ministros de Educación la elaboración de propuestas para el profesorado, en concertación con la Unesco, la OCDE y la IE.

La IE seguirá reclamando, junto con la alianza de sindicatos y organizaciones de la sociedad civil, el visto bueno de los líderes del G-20 a la aplicación internacional coordinada de un impuesto a las transacciones financieras, con el fin de generar los ingresos necesarios para la salud, la educación y el desarrollo.

La IE también se suma al llamamiento de las otras Federaciones Sindicales Internacionales y la Comisión Sindical Consultiva ante la OCDE que pide a las autoridades surcoreanas el respeto a los derechos de los trabajadores y la ratificación de los convenios fundamentales de la OIT sobre libertad sindical y el derecho a la negociación colectiva.

En 2010, la IE hizo un llamamiento de acción urgente en contra del despido de 138 docentes afiliados perseguidos por expresar opiniones políticas. Con motivo de los actos del G-20, la IE y los Sindicatos Mundiales instan al Gobierno de Corea del Sur, en cumplimiento de sus compromisos internacionales, a:

• modificar el artículo 314 del Código Penal de conformidad con los principios de libertad sindical;

• liberar a todos los sindicalistas detenidos por sus actividades sindicales;

• eliminar todas las barreras legislativas al ejercicio por los trabajadores precarios del derecho a la libertad sindical y la negociación colectiva, y luchar contra el abuso de la subcontratación empleada para privarles de sus derechos fundamentales;

• garantizar plenamente los derechos laborales básicos de los trabajadores del sector público, incluidos los derechos a la sindicación, la negociación colectiva y la libertad de expresión;

• reconocer y registrar a KGEU y KPU (Korean Professors Union);

• eliminar las barreras legales al ejercicio por los trabajadores del sector público de sus derechos fundamentales, en relación, entre otras cosas, con la definición excesivamente amplia de servicios esenciales;

• poner fin a las amenazas de descertificación del Korean Transport Workers' Union (KTWU) y el Korean Construction Workers' Union (KCWU) si las organizaciones no expulsan a los afiliados implicados en relaciones laborales encubiertas.

Comparte esta página