Colombia: los asesinatos de docentes sindicalistas deben cesar

El 5 de febrero murió tiroteado el docente y sindicalista colombiano Carlos Alberto Ayala. Fue asesinado cuando regresaba a su casa de Puerto Asís, víctima de unos pistoleros que aguardaban escondidos su llegada.

Ayala, director de la Institución Educativa Rural Caucasia, era miembro de la Asociación de Educadores del Putumayo (ASEP). En lo que va de año ya son tres los docentes sindicalistas asesinados, con lo que continúa la ola de asesinatos que, en 2010, se cobró la vida de 28 compañeros en Colombia. Jan Eastman, secretaria general adjunta de la IE, declaró lo siguiente: “Los reiterados asesinatos de docentes sindicalistas en Colombia son totalmente inaceptables. El Gobierno colombiano sigue quitándole gravedad al asunto en la arena diplomática, pero con cerca de 1.000 educadores asesinados en los últimos 20 años, está claro que los sindicalistas docentes están pagando un precio muy alto por su compromiso con la libertad sindical y de expresión en Colombia”. La IE condena firmemente el asesinato de Carlos Alberto Ayala y pide al Gobierno de Colombia que rompa la impunidad que todavía existe en el país, persiguiendo a los asesinos. También exige al presidente Santos la aplicación de medidas enérgicas para proteger a docentes y sindicalistas, y proteger las escuelas como zonas de paz. La OIT enviará, esta semana, una misión de alto nivel a Colombia para estudiar la situación de los derechos humanos y examinar el respeto a los convenios fundamentales ratificados por el país.

Comparte esta página