Nueva Zelanda: Los sindicatos apoyan a los maestros después del gran terremoto

Afiliados de la IE en Nueva Zelanda están dando ayuda urgente a los maestros y escuelas de las comunidades afectadas por un devastador seismo que azotó Christchurch el 22 de febrero.

La magnitud del terremoto provocó la caída de edificios sobre autobuses, el colapso de caminos y cortes de energía en la mayor parte de la ciudad. Las cifras oficiales confirman al menos 98 personas fallecidas y 226 desaparecidas. En los alrededores de Christchurch hay 630 escuelas y servicios de educación preescolar, con aproximadamente 76.000 estudiantes. Seis escuelas reportan haber sufrido daños importantes mientras los docentes y alumnos llevaban a cabo sus actividades diarias.

Los sindicalistas docentes han tomado medidas inmediatas para ayudar a los colegas afectados. La Asociación de Maestros Post Primaria de Nueva Zelanda (PPTA) ha dispuesto que sus miembros tengan acceso a un programa de asistencia con asesoramiento profesional y servicios de traumatismos.

La oficina del Instituto de Educación de Nueva Zelanda (NZEI) en Christchurch ha sido dañada y está cerrada hasta nuevo aviso. El NZEI confirmó que todo su personal está a salvo. También indicó que la mejor manera de ayudar a los habitantes de Christchurch es a través de donaciones en efectivo que pueden hacerse en línea a la Cruz Roja o en cualquiera de los bancos principales.

La Presidenta del Sindicato de Educación Terciaria (TEU), Sandra Grey, dijo a la IE que, según los primeros informes, no se tenían noticias de que algún afiliado haya resultado gravemente herido o muerto. Agregó: “Esperamos que siga siendo así, aunque parece que cientos de miembros del TEU y sus familias han visto cómo sus hogares y lugares de trabajo fueron sacudidos y destruidos”.

La Dra. Grey y los vicepresidentes del TEU se han movido rápidamente para crear un fondo de $5.000 para los afiliados del TEU que enfrenten dificultades financieras a causa del terremoto.

En otra parte, los informes de prensa han declarado que estudiantes y docentes de una escuela japonesa que estaban visitando la ciudad se encuentran atrapados bajo los escombros. Once estudiantes han sido rescatados hasta el momento, ocho de los cuales permanecen hospitalizados y están recibiendo tratamiento. La escuela informó que los supervivientes atrapados se comunican por teléfono móvil.

En una visita para inspeccionar los daños, el Primer Ministro de Nueva Zelanda, John Key, dijo: “Esto es desgarrador. Es posible que este sea el día más negro para Nueva Zelanda”.

La Ministra de Educación, Anne Tolley, dijo que las escuelas de la ciudad permanecerán cerradas hasta nuevo aviso, aunque algunas escuelas fuera de la ciudad pueden retomar las clases el lunes.

La Sra. Tolley explicó que “un equipo de 30 asesores del Ministerio de Educación está recorriendo las escuelas para determinar el nivel de seguridad en que se encuentran y el alcance de los daños, pero ya es claro que muchas se han visto muy afectadas.

“El Ministerio está trabajando en arreglos alternativos para los estudiantes que no podrán regresar a sus escuelas, y oportunamente se dará a conocer más información.”

El Ministerio de Educación ha creado una línea de ayuda para el personal de las escuelas que desea obtener más información con el número 0800 225 580.

La IE ha rendido homenaje a la respuesta de sus afiliados, al tiempo que expresó sus condolencias por las personas que han perdido sus vidas o han resultado heridas.

Comparte esta página