• Página principal
  • News
  • Una historiadora de la educación defiende el derecho de sindicación de los docentes

Una historiadora de la educación defiende el derecho de sindicación de los docentes

La académica Diane Ravitch ha reprendido duramente al gobernador republicano de Wisconsin, Scott Walker, por su proyecto de reducir los salarios de los docentes y restringir sus derechos sindicales.

En un artículo titulado Why America's teachers are enraged (Porqué están furiosos los docentes en Estados Unidos), la profesora Ravitch denuncia: “Al igual que otros republicanos conservadores, el gobernador de Wisconsin busca socavar el poder de los sindicatos de empleados públicos, en particular las organizaciones de docentes, al recibir la educación pública la mayor dotación presupuestaria en todos los Estados del país”.

“Habiéndose sumado los docentes a la protesta, no han abierto sus puertas las escuelas públicas de Madison y una docena de distritos de Wisconsin. Walker asegura que, ante la quiebra del Estado, no tuvo más remedio que imponer recortes presupuestarios; sin embargo, a los docentes no se les escapa que el gobernador ofreció al sector empresarial generosas exenciones fiscales por un importe total equivalente a la cantidad a la que se supone que debe renunciar el profesorado”, agrega.

Desde la Escuela Steinhardt de Cultura, Educación y Desarrollo Humano de la Universidad de Nueva York, la profesora de investigación explica que la revuelta de Madison es un síntoma de la ira latente entre los docentes de la nación: “En los últimos dos años, se han visto abocados al enojo y el desencanto por la escalada de la ofensiva”.

Afirma Ravitch que la muy publicitada película Esperando a Superman sostiene con malas artes que las bajas notas se pueden atribuir a los malos docentes: “El año pasado, una portada de la revista Newsweek daba a entender que la clave para salvar la educación en Estados Unidos pasaba por despedir a los malos profesores”.

Ravitch sostiene que el programa Race to the Top de la Administración Obama ha acentuado la demonización del profesorado, al animar a los Estados a medir la calidad de los docentes por las notas de los alumnos.

En realidad, las puntuaciones de los estudiantes dependen de multitud de factores; los docentes entienden que se les responsabiliza de las pésimas notas de los estudiantes y se pasa por alto el importante papel de los recursos institucionales, la familia y los propios alumnos.

Refiriéndose al papel de los sindicatos, Ravitch advierte: “Frente a las presiones sindicales para aumentar la financiación de la educación y reducir el tamaño de las clases, los gobernadores conservadores, en su misión de rebajar el gasto en educación, reaccionan conteniendo la influencia sindical. Así se silencia la oposición, por muy organizada que esté, a los recortes en educación”.

“Conforme se vayan multiplicando los ataques al profesorado y se incrementen los despidos, es probable que crezcan las protestas como la que ha movilizado a los docentes y sus aliados, e inmovilizado el trabajo legislativo en Wisconsin”, sugiere la profesora.

De todo el mundo se han recibido cartas de protesta que, coincidiendo con el parecer de la profesora Ravitch, reclaman a las autoridades de Wisconsin y de otros Estados el fin de los ataques a la docencia y sindicatos como AFT y NEA, volcados en la defensa de los derechos de sus miembros.

La IE reitera su apoyo “a las afiliadas estadounidenses, NEA y AFT, en su animada campaña de lucha contra una legislación regresiva orientada a negar derechos de negociación colectiva a los empleados públicos, entre ellos los docentes, no sólo en Wisconsin, sino también en Idaho, Ohio, Tennessee, Indiana y otros Estados”.

Comparte esta página