Resolución sobre : asuntos en los países Árabes

El papel de los sindicatos de docentes en la educación, la paz y la tolerancia de los países árabes.

 

El 7º Congreso Mundial de la Internacional de la Educación reunido en Ottawa (Canadá) del 21 al 26 de julio de 2015:

 

Considerando que:

 

1. Los indicadores de educación de los países árabes de Oriente Medio y el norte de África han mejorado relativamente en los últimos 20 años. Sin embargo, casi todos los estudios actuales sobre educación en la región árabe indican que la continua y relativa baja calidad de la educación perjudica el potencial de crecimiento económico de la región;

 

2. El acceso a la educación sigue siendo un gran problema para algunos países árabes, especialmente los de las zonas rurales. Las niñas, como en muchas partes del mundo, están en desventaja en cuanto al acceso a la educación, especialmente en las zonas donde hay prejuicios contra la educación de las niñas;

 

3. La baja calidad de la educación en algunos países árabes es el resultado de una gestión ineficaz de la educación y de la falta de inversión adecuada en la formación de docentes y en las herramientas de aprendizaje y materiales;

 

4. La educación de calidad, con las distintas definiciones y acotaciones de cada país, requiere estabilidad social y entornos seguros;

 

5. También requiere que los sindicatos de docentes, como organismos independientes, presionen de forma efectiva a los respectivos gobiernos para lograr que la educación para todos sea una prioridad;

 

6. Otro factor importante que contribuye al bajo rendimiento de los sistemas educativos en la región árabe es la repercusión de los recientes conflictos armados y, en consecuencia, el elevado número de refugiados;

 

7. Durante los primeros meses de 2014 algunos países árabes vivieron acontecimientos drásticos y difíciles.

 

8. Aunque la llamada Primavera Árabe supuso mayor libertad para muchas de las personas oprimidas en los países árabes, no logró lo que la mayoría esperaba y se transformó en conflictos armados en varios países (tales como Yemen, Libia, Siria, Irak y, en cierta medida, Egipto);

 

9. Se sabe que la mitad de los niños en edad escolar que están sin escolarizar en todo el mundo (en torno a 28,5 millones) viven en países afectados por conflictos;

 

10. La mayor parte de los refugiados (tanto los desplazados internos como los que han sido obligados a trasladarse a otros países) de los recientes conflictos de Siria e Irak son niños. Lo mismo ocurre en otros países árabes como Palestina, Libia y Yemen, pero la educación no se ha visto tan gravemente interrumpida;

 

11. La afluencia sin precedentes de refugiados sirios desde principios de 2011 y de refugiados iraquíes desde junio de 2014 ha hecho que haya toda una generación de niños en edad escolar sin escolarizar;

 

12. En vista de que no hay ninguna solución política ni formas de que los refugiados regresen a sus países o regiones, se dice que en breve habrá una población de jóvenes refugiados (sin educación ni empleo) con una gran animadversión social y étnica. Esto se complica más aún con el aumento de las espirales de violencia surgidas de las recientes tensiones étnicas y los conflictos armados ocurridos en algunos países árabes (Yemen, Siria, Irak, Libia) y con los ataques terroristas a las nuevas y frágiles democracias de algunos países árabes;

 

13. Las condiciones extremas de los refugiados están afectando enormemente a las cifras de trabajo infantil, lo cual hay que sumar a los niños que son obligados a unirse al conflicto armado o los matrimonios precoces de niñas jóvenes;

 

14. Otra gran preocupación es la presión económica, social y de seguridad que estos refugiados representan para los países huéspedes. Según las agencias de la ONU, la cifra de refugiados sirios que han entrado en países vecinos alcanzó a finales de 2014 los 3,7 millones y se espera que aumente hasta los 4,3 millones a finales de 2015. En torno al 52% de estas cifras corresponden a menores de 18 años y en algunos países huéspedes con menos habitantes, como el Líbano y Jordania, los refugiados representan en torno al 25% de la población del país huésped;

 

Reconoce que:

 

15. Los países han hecho ciertos esfuerzos por mejorar la educación en algunas zonas de la región árabe, lo cual se ha traducido en mejoras en los cursos de primaria;

 

16. La actual diversidad de la calidad educativa en los países árabes persiste y los recientes contratiempos en las zonas de conflicto donde se ha interrumpido la educación afecta a las oportunidades de la región de alcanzar un crecimiento económico, desarrollo y estabilidad sostenidos;

 

17. Los afiliados de la IE en los países árabes están plenamente comprometidos con el principio de igualdad de oportunidades educativas para todos;

 

18. Las organizaciones de docentes de algunos países árabes están activos en países que no aplican las normas internacionales del trabajo ni las convenciones de la OIT e incluso muchos de los países que han ratificado estas convenciones lo han hecho exclusivamente por razones de política internacional y sin embargo no las han aplicado en sus propios contextos;

 

19. A pesar de estar limitados por las difíciles condiciones descritas y teniendo en cuenta las perturbadoras condiciones políticas y de seguridad en que se encuentran, los afiliados de la IE de los países que están atravesando una transición política o conflictos armados han asumido, en la medida de lo posible, la responsabilidad de mantener el proceso educativo;

 

Resuelve que:

 

20. Los sindicatos de docentes de la Estructura Interregional de los Países Árabes (ACCRS) abogarán de forma efectiva a favor de la igualdad de oportunidades educativas para todos los niños en edad escolar, en especial la de aquellos en zonas de conflicto o refugiados.

 

21. Las organizaciones miembros de la IE pertenecientes a la ACCRS reclamarán a la IE y a sus organizaciones miembros que les respalden como portavoces civiles moderados en medio de la espiral de violencia, a fin de intentar reducir la generación de jóvenes refugiados sin escolarización que se ven empujados a las espirales de violencia y guerra.

 

22. Las organizaciones miembros de la IE pertenecientes a la ACCRS presionarán para salvaguardar los derechos educativos de los niños y poner fin a los abusos de los derechos humanos, como el empleo de niños soldados y la explotación sexual.

 

23. La IE y las organizaciones miembros de la ACCRS pedirán a la comunidad internacional que proporcione los recursos necesarios para contribuir al derecho a la educación de toda una generación de niños refugiados.

Comparte esta página