Dinamarca: el 64°país que se adhiere a la Declaración sobre Escuelas Seguras

La Internacional de la Educación ha acogido con satisfacción la decisión de Dinamarca de adherirse a la Declaración sobre Escuelas Seguras que le compromete a proteger a los estudiantes, los docentes, las escuelas y las universidades en tiempos de guerra.

La Internacional de la Educación (IE) y sus afiliadas felicitan al gobierno danés por haberse convertido en el último país que se ha adherido al compromiso político internacional conocido como la Declaración sobre Escuelas Seguras. Su adhesión fue elogiada por la GCPEA (Coalición Internacional para Proteger la Educación de Ataques), una coalición interinstitucional creada en 2010 para abordar el problema de los ataques dirigidos contra la educación durante los conflictos armados.

Libres de ataques

Mantener la educación a salvo de los tipos de ataques que la GCPEA pone de manifiesto en su trabajo es otra dimensión de la Iniciativa de las Naciones Unidas para la Educación de las Niñas y de la IE a fin de eliminar la violencia de género relacionada con la escuela. Esta iniciativa pretende mantener las escuelas libres de toda violencia que pueda ser ejercida por estudiantes, docentes y personal de apoyo a la educación, los cuales también pueden ser a su vez víctimas de dicha violencia.

El Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas ha reconocido también las devastadoras consecuencias de los ataques contra la educación y de la utilización de las escuelas con fines militares. En una serie de resoluciones, entre las que se incluyen la 1998 (2011) y la 2143 (2014), ha instado a todas las partes en los conflictos armados a que respeten el carácter civil de las escuelas de conformidad con el derecho internacional humanitario. Más recientemente, en la resolución 2225 (2015), alienta a los estados miembros a tomar medidas concretas para impedir que las escuelas sean utilizadas por las fuerzas armadas y los grupos armados en contravención del derecho internacional aplicable.

La adhesión de Dinamarca a la Declaración responde al llamamiento del Consejo de Seguridad. También da seguimiento a la publicación, en septiembre de 2016, del nuevo manual militar de las fuerzas armadas danesas, que prevé una protección progresiva de las escuelas durante los conflictos.

Apoyo internacional

Hasta el momento sesenta y cuatro países se han adherido a la Declaración sobre Escuelas Seguras, entre los cuales se encuentran la mayor parte de los estados miembros de la Unión Europea y de la OTAN. La Declaración sobre Escuelas Seguras es un compromiso político intergubernamental que facilita que los países puedan expresar su apoyo a la protección de los estudiantes, los docentes, las escuelas y universidades contra los ataques en tiempos de conflicto armado. Resalta la importancia de que la educación no se interrumpa durante los conflictos armados.

Al adherirse a la Declaración, los países se comprometen a restaurar el acceso a la educación cuando las escuelas son bombardeadas, quemadas o destruidas durante los conflictos armados, y a reducir las probabilidades de que los estudiantes, los docentes y las escuelas sean atacados desde un principio. Están de acuerdo en impedir dicha violencia con la promesa de investigar y perseguir los crímenes de guerra que involucren a las escuelas, y en minimizar la utilización de las escuelas con fines militares para que no se conviertan en objetivos de los ataques.

Antecedentes

La Declaración fue elaborada en Ginebra, Suiza, por medio de consultas con los estados en un proceso liderado por Noruega y Argentina, y quedó abierta para su adhesión en la Conferencia de Oslo sobre Escuelas Seguras que tuvo lugar en 2015. La Segunda Conferencia Internacional sobre Escuelas Seguras se celebró en Buenos Aires, Argentina, los días 28 y 29 de marzo de este año.