• Página principal
  • News
  • Reino Unido: Un informe advierte sobre la escasa protección de la libertad de cátedra

Reino Unido: Un informe advierte sobre la escasa protección de la libertad de cátedra

El Sindicato de universidades y facultades ha presentado un informe que pone de manifiesto un descenso significativo en la protección de la libertad de cátedra en el Reino Unido en comparación con otros países de la Unión Europea.

«Libertad de cátedra en el Reino Unido: protección legal y normativa en un contexto comparativo», obra de los docentes universitarios Terence Karran y Lucy Mallinson, de la Universidad de Lincoln (Reino Unido), también revela que casi una cuarta parte de los académicos del Reino Unido (un 23 por ciento) afirman haber sufrido acoso por parte de compañeros de trabajo debido a sus opiniones. El Sindicato de universidades y facultades (UCU, por sus siglas en inglés) encargó esta amplia encuesta en un intento por encontrar una definición mejor para el concepto de libertad de cátedra y para garantizar que se proteja de manera más adecuada.

Hallazgos fundamentales

Una de las recomendaciones del informe consiste en que la UCU tenga en cuenta una queja de la UNESCO/Organización Internacional del Trabajo sobre la falta de aplicación de la Recomendación de la UNESCO relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior de 1997por parte del gobierno británico. El sindicato ha declarado que valorará sus opciones para responder al informe, incluida la posibilidad de explorar si el Reino Unido cumple o no lo exigido por dicha recomendación de la UNESCO de 1997.

Los autores del informe también argumentan que la gente necesita seguridad laboral para contar con la libertad para cuestionar ciertas ideas y comprometerse totalmente en la gestión universitaria.

Sus hallazgos incluyen los siguientes, entre otros:

·         Dos quintas partes de los académicos del Reino Unido (un 42 por ciento) afirmaron que cuentan con un conocimiento adecuado del concepto de libertad de cátedra, aunque un tercio (el 34 por cierto) declaró que no.

·         Ocho de cada 10 académicos del Reino Unido (un 81 por ciento) querían informarse más sobre la libertad de cátedra, mientras que tres cuartas partes (el 74 por ciento) de sus compañeros de otros países de la Unión Europea respondieron de forma similar.

·         Los académicos británicos sienten que el nivel de protección de la libertad de cátedra en su país en mucho menor que el que se otorga a sus compañeros de la Unión Europea.

·         Más de un cuarto de los académicos británicos (un 28 por ciento) y un 13 por ciento de sus colegas de la UE piensan que su nivel de protección es bajo.

·         La mitad (el 49 por ciento) de los académicos de la UE declaran disfrutar de un nivel de protección elevado, en comparación con el 22 por ciento de británicos que afirman lo mismo en su caso.

·         Más de la mitad de los académicos británicos (el 52 por ciento) y un tercio de sus compañeros de la UE (el 34 por ciento) indican que la protección de la libertad de cátedra ha disminuido en su universidad durante los últimos años.

·         Más de dos quintos (un 43 por ciento) de los académicos británicos y una cuarta parte (el 25 por ciento) de los de países de la UE afirman que la libertad de cátedra en la docencia se ha reducido.

·         Dos tercios del personal del Reino Unido (un 67 por ciento) y más de la mitad en países de la UE (el 54 por ciento) declaran que la protección laboral de los empleados del sector docente ha descendido en los últimos años.

La importancia de la libertad de cátedra

«Este informe amplio y vital destaca que solo una cifra sorprendentemente reducida de académicos cree que comprende de forma adecuada lo que significa de verdad la libertad de cátedra», explicó Sally Hunt, Secretaria general del UCU. «Es menos sorprendente y, en cierta medida, tranquilizador saber que un alto porcentaje de los encuestados lo considera un aspecto importante».

Además, añadió que, en los tiempos que corren, en los que los hechos se han visto relegados a un segundo plano, resulta «absolutamente fundamental» que la gente vuelva a escuchar a los expertos ya que las personas que no comprenden la dimensión de un problema pueden adoptar posturas peligrosas en cuanto a directrices y política.

«Consideramos que una sociedad libre es aquella que se define a través de instituciones sólidas y autónomas que se autorregulan en el seno de la ley pero fuera de la influencia gubernamental», indicó. Por otra parte, manifestó que la presentación del informe supone el inicio de un debate más amplio sobre el concepto de libertad de cátedra y cómo deben defenderlo las universidades, una reflexión en la que el UCU espera que se implique el sector al completo.

Antecedentes

El informe incluye encuestas a miembros del UCU y académicos de los otros 27 estados miembros de la UE. La mayor parte de los datos legales/constitucionales del informe se recopilaron en el marco del proyecto Marie Curie con financiación de la UE titulado «Proteger la libertad de cátedra en Europa», sobre la base del artículo «Libertad de cátedra y su protección en la legislación de los estados europeos: medir un derecho humano internacional», publicado el año pasado.