Sindicalista iraní arrestado de nuevo un mes después de su liberación

La Internacional de la Educación se ha enterado de que Esmail Abdi, dirigente del sindicato iraní de la educación fue arrestado de nuevo.

La diáspora iraní ha notificado a la Internacional de la Educación (IE) que el líder sindical de Teherán, Esmail Abdi fue sacado de su domicilio el 27 de julio y encarcelado de nuevo en la prisión de Evin, en Teherán.

Este arresto se produce exactamente dos años después de su detención inicial en relación con sus actividades sindicales por la defensa de los derechos de los docentes y para impedir su participación en el Congreso Mundial de la IE en Ottawa, Canadá.

Detención anterior

En octubre de 2016, Abdi, uno de los dirigentes del sindicato de docentes de la capital, la Tehran Teacher Trade Association (TTTA), fue condenado a seis años de cárcel en base a acusaciones falsas. El 30 de abril de 2017, inició una huelga de hambre para protestar por la represión continua e ilegal de docentes y defensores de los derechos humanos y la ausencia de independencia judicial en Irán.

Después de 38 días de huelga de hambre, el 3 de junio de 2017 fue trasladado temporalmente al hospital, para luego ser devuelto a la prisión de Evin dos días después. Fue puesto en libertad bajo fianza el 25 de junio.

Represión

Este nuevo encarcelamiento, el 27 de julio, tuvo lugar tras la detención unos días antes de 15 miembros del sindicato de trabajadores de la caña de azúcar, Sugarcane Workers’ Syndicate, de Haft Tapeh. Estas actividades de las fuerzas gubernamentales indican una renovada represión contra los sindicalistas.

Abdi ha sido blanco de las autoridades iraníes por su activismo sindical y su campaña por una educación pública gratuita y accesible para todos. Durante su encarcelamiento anterior en la prisión de Evin, los informes indicaban que Abdi sufría duras condiciones de detención y que se le había negado la comunicación con su familia y su abogado.

IE: el Gobierno debe respetar los derechos sindicales

La IE y sus socios sindicales exigen que el Gobierno levante todas las sanciones contra los sindicalistas de la educación por ejercer sus actividades sindicales legítimas y que respete los derechos humanos y sindicales fundamentales para todos los trabajadores y funcionarios públicos.

Comparte esta página