Níger: los sindicatos cuestionan la evaluación docente del gobierno

Si bien los sindicatos de docentes de Níger no se oponen a una evaluación docente, sí critican que el Ministro haya hecho caso omiso a sus consejos sobre la forma en que deberían haberse desarrollado las pruebas y las consecuencias que podrían tener para la carrera profesional del personal docente.

El Ministro de Educación Primaria, Alfabetización, Promoción de los Idiomas Nacionales y Educación para la Ciudadanía, Daouda Mamadou Marthé, anunció el pasado 8 de febrero que tanto los docentes fijos como los interinos serían evaluados como parte de un plan para restablecer la educación de calidad en Níger. 

Esta decisión llegaba poco después de los resultados del plan nacional conocido como "Formación a distancia para la iniciativa docente" –según el cual el nivel de capacidades del personal docente del país es muy bajo– y de los resultados del Programa de Análisis de los Sistemas Educativos (PASEC) de la Conferencia de Ministros de Educación de los Países Francófonos (CONFEMEN) de 2014, que señaló que los estudiantes nigerianos tenían los resultados más bajos de los 10 países francófonos evaluados.

Los docentes interinos de primaria fueron los primeros en ser evaluados en dos materias: matemáticas y francés.  Alrededor de 60 000 docentes del total de 80 000 docentes nigerianos son interinos, a saber, tres docentes de cada cuatro.

El gobierno ha hecho caso omiso a los sindicatos

La evaluación se basó en un estudio documental y no en una situación real en el aula, como solicitaron los sindicatos.  Según el Ministro, fue así por una falta de personal (inspectores y asesores escolares) que impidió que pudiesen evaluar a todo el personal docente interino del país durante el curso escolar. Por otro lado, el Ministerio de Educación Primaria determinó todo el contenido de las pruebas sin consultar a ningún sindicato.

La mayor parte de sindicatos del país reivindicó que se boicoteara la evaluación y pidió a sus miembros que no la realizaran porque ello ayudaría a que se considerase ilegal. Sin embargo, el llamamiento de boicot fue ampliamente ignorado, principalmente porque los docentes temían que el gobierno los sancionase.

De los 56 000 docentes interinos evaluados, 18 737 (un 33,5 %) consiguieron o superaron la puntuación media de la prueba. Otro 47,3 % obtuvo una puntuación de entre 5 y 10 sobre 20, y un 19,2 % obtuvo menos de un 5 sobre 20.

Después de la evaluación, el Ministro decidió que se rescindiría el contrato de todos aquellos docentes que hubiesen obtenido una puntuación de tres o menos sobre 20,  aunque podrían formarse para otros puestos, como ebanista o sastre, a través del Ministerio de Formación Profesional.  Estos docentes ya han empezado a recibir la notificación de la rescisión de sus contratos. Aquellos que obtuvieron una puntuación entre 3 y 10, deberán asistir a un curso de formación para mejorar sus aptitudes, tras el cual volverán a ser evaluados.

Formación o cambio de carrera profesional para los docentes

La Internacional de la Educación (IE) defendió a sus afiliadas de Níger –SYNAFEN, SNEB, SNEN, SYNTEN y SYNATREB– durante una reunión con el Ministro el pasado 18 de agosto, e insistió en que ningún docente interino, independientemente de su nivel, debería ser despedido.

Los representantes de la IE lamentaron que el Ministro no hubiese tenido suficientemente en cuenta los consejos de los sindicatos e insistieron en que la evaluación docente debía servir como herramienta para establecer planes de formación orientados a mejorar la calidad de la educación, no como medios de exclusión acelerada y cruel.

Los sindicatos seguirán de cerca la situación para garantizar que realmente se ofrece una formación a los docentes interinos y que, en caso de ser necesarios,  se facilitan los cambios de carrera previstos.  

Comparte esta página