Yemen: el 70°país que se adhiere a la Declaración sobre Escuelas Seguras

La Internacional de la Educación ha acogido con satisfacción la decisión de Yemen de adherirse a la Declaración sobre Escuelas Seguras que le compromete a proteger a los estudiantes, los docentes, las escuelas y las universidades en épocas de conflictos violentos.

Yemen se ha convertido en el último país que se adhiere al compromiso político internacional conocido como la Declaración sobre Escuelas Seguras. Su adhesión fue elogiada el 27 de octubre por la Coalición Internacional para Proteger la Educación de Ataques (GCPEA), una coalición interinstitucional creada en 2010 para abordar el problema de los ataques dirigidos contra la educación durante los conflictos armados. Desde que estallaron los enfrentamientos en Yemen en 2011, miles de escuelas han sido dañadas o destruidas por todas las partes en conflicto.

Apoyo internacional

La adhesión de Yemen, firmada por el Representante Permanente de la Misión de Yemen ante la ONU en Nueva York, se produjo antes de la celebración del debate del Consejo de Seguridad de la ONU sobre los niños y los conflictos armados, en el que los países se reunirán para discutir las graves violaciones cometidas contra los niños en los conflictos armados así como los ataques a las escuelas. En los anexos de su informe anual de 2017 al Consejo de Seguridad, que será presentado en el debate, el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, mencionó tanto a los hutíes/Ansar Allah como a la Coalición para Restaurar la Legitimidad en Yemen, liderada por Arabia Saudí, como grupos responsables de los ataques contra las escuelas en Yemen.

En los anexos del informe anual del Secretario General también figuran grupos de Afganistán, la República Centroafricana, la República Democrática del Congo, Iraq, la República Árabe Siria y Nigeria que han atacado escuelas y hospitales. La Declaración sobre Escuelas Seguras, un compromiso político liderado por Argentina y Noruega, tiene por objeto mejorar la seguridad y la protección de los estudiantes, los educadores, las escuelas y las universidades en situaciones de conflicto armado. Proporciona un marco para la cooperación en los ámbitos nacional, regional y mundial al identificar una serie de medidas que los gobiernos y otras autoridades pueden adoptar para impedir o responder a los ataques contra las escuelas y el personal docente.

Antecedentes

Los gobiernos que respaldan la Declaración se comprometen a utilizar las Directrices para prevenir el uso militar de escuelas y universidades durante conflictos armados, que constituyen una herramienta práctica para orientar su comportamiento durante las operaciones militares. Evitar el uso militar de las escuelas es un medio fundamental para que las fuerzas armadas y los grupos armados puedan reducir los riesgos a los que se enfrentan los niños y jóvenes durante los conflictos armados, entre ellos la muerte, ser heridos de gravedad, el reclutamiento de menores, el abuso y la explotación sexual, y el trauma psicológico. Las niñas y las mujeres a menudo se ven desproporcionadamente afectadas por los ataques contra la educación y el uso militar de las escuelas.

En mayo, Guterres, el Secretario General de la ONU, instó a todos los estados miembros de la ONU a adherirse a la creciente comunidad de países que han suscrito la Declaración sobre Escuelas Seguras. La Representante Especial del Secretario General para la cuestión de los niños y los conflictos armados, Virginia Gamba, se ha hecho eco de este llamamiento y ha señalado que el aumento del apoyo a la Declaración refleja el creciente consenso internacional de que prevenir el uso militar de las escuelas es esencial para evitar la interrupción de la educación.

Comparte esta página