Méjico: Los docentes se manifiestan

El 23 de mayo, siete mil docentes se manifestaron en Oaxaca, Méjico, como protesta por los escasos fondos que reciben las escuelas y por una reciente política educativa que compensa al profesorado en función de los resultados obtenidos en los exámenes estandarizados. Las discrepancias entre los líderes de los sindicatos de docentes y sus miembros, han complicado aún más las negociaciones con el gobierno.

La huelga comenzó en cuatro puntos diferentes de la ciudad y finalmente convergió en la plaza, en la que los docentes cortaron intersecciones, el acceso a las cabinas de peaje,  edificios gubernamentales y oficinas. Aunque los docentes se manifestaron en contra de diversas cuestiones estatales y locales, los dos puntos claves de la manifestación fueron la financiación y los exámenes estandarizados.

Los docentes exigieron ordenadores para todas las escuelas elementales y que las facturas de la electricidad de las escuelas fuesen pagadas por el gobierno, y no por las familias, como está ocurriendo en la actualidad. El gobernador de Oaxaca sostiene que se ofertó un  fondo de 128 millones de dolares para la financiación de las escuelas durante las negociaciones previas fallidas, pero los miembros sindicales dicen que la cifra ofrecida se aproximaba más a los 59 millones de dolares, por lo que la rechazaron.

Elba Esther Gordillo, presidenta del sindicato de docentes, recientemente firmó  un acuerdo por el cual se establecía que los resultados de los exámenes estandarizados de los estudiantes conformarían el cuarenta por ciento de la nota de evaluación. Además, los docentes cuyos estudiantes hayan obtenido las puntuaciones más altas, recibirán una recompensa económica de 1,725 dolares, y algunos incluso serían recompensados con una casa nueva. Muchos docentes están en desacuerdo con esta política ya que puede fomentar el fraude y la enseñanza por y para los exámenes.

Combertty Rodríguez García, Coordinador Regional Principal de la IE para Latinoamérica, dijo lo siguiente con respecto al rol de los exámenes estandarizados: “La IE mantiene firmemente que el valor de un docente no se puede medir, ni debería depender, de los resultados de los exámenes estandarizados. Los exámenes estandarizados miden la habilidad del alumno/a para trabajar dentro de un sistema, pero también ponen límites a su ingenio y frenan las iniciativas de los docentes, que a través de la creatividad, desean incitar a que sus alumnos/as a sobrepasen los estándares de normalidad.”

Aunque el presidente de México, Felipe Calderón y la presidenta del sindicato, Gordillo,  sostengan que esta política modernizará y mejorará el sistema educativo de México, la férrea oposición manifestada por los docentes pone en relieve la tensión entre los líderes sindicales y sus miembros. El grupo de docentes que conforman la oposición, compuesto por docentes de todas partes del estado, ha ofrecido a los educadores que están en desacuerdo con las recientes políticas, un método para organizar su oposición.

Muchos de los docentes opinan que Gordillo carece de autoridad para tomar decisiones en nombre de los docentes, ya que sostienen que fue elegida en una reunión que violaba las leyes del sindicato. Aun así, el gobierno ha rechazado las peticiones para investigar su legitimidad.

“El activismo de base es lo que hace de los sindicatos de docentes poderosos agentes de cambio, y dependemos de educadores apasionados que guíen la lucha hacia un mundo mejor. Los cambios duraderos y efectivos toman forma desde abajo, y es por ello, que todos los niveles de afiliación deben estar involucrados en los errores y éxitos de otros miembros. Los sindicatos luchan por un trato justo dentro de la sociedad y en el lugar de trabajo, pero también tenemos que asegurarnos de que estemos siguiendo estos modelos de justicia dentro de nuestras propias organizaciones.”

En vez de financiar los nuevos exámenes estandarizados, algunas personas han solicitado que el dinero sea destinado a arreglar los problemas fundamentales de los sistemas escolares de México. José González Figueros, fundador y líder del grupo de oposición sugirió que el gobierno “resuelva el caos del sistema educativo de México; que habilite espacios para los desayuno escolares, y que repare las escuelas.”

Oaxaca ha sido durante mucho tiempo un foco de activismo de funcionarios y docentes. Un buen ejemplo de ello es la Rebelión de Oaxaca en el 2006, en la que una veintena de docentes murieron después de que la policía cargase sobre los manifestantes mientras estos dormían en la plaza principal de la ciudad. Ésta ha sido la manifestación más multitudinaria durante la presidencia de Felipe Calderón así como la huelga más importante desde la Rebelión de Oaxaca.

 

 

                                                                                                                            

Comparte esta página