La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático no produce los resultados esperados

La Internacional de la Educación se suma al movimiento sindical internacional para lamentar profundamente el hecho de que la 23ª Conferencia de las Naciones Unidas sobre el cambio climático no haya cumplido sus promesas a pesar de la urgente emergencia climática.

Durante la 23ª Conferencia de las Partes en la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP23), que tuvo lugar en Bonn del 6 al 17 de noviembre, los representantes de casi 200 países no han conseguido realizar progresos concretos en lo que respecta a las normas de aplicación del Acuerdo de París contra el calentamiento global.

No se ha alcanzado ningún acuerdo con respecto al seguimiento de las medidas que los países debían adoptar, ni sobre la ayuda financiera prometida por los países ricos, compromisos que, sin embargo, deben aplicarse a partir de 2020. A lo sumo, se ha convenido entablar un diálogo que se llevara a cabo a lo largo de 2018, con el fin de establecer un balance global de las emisiones de gases de efecto invernadero. Así pues, dado que no se han realizado avances sustanciales, las decisiones cruciales han quedado aplazadas para la COP24, que se celebrará en Katowice, Polonia, en diciembre de 2018.

La idea impulsada por los sindicatos de llevar a cabo una transición justa gana adeptos

No obstante, la COP23 ha representado una oportunidad para que el movimiento sindical prosiguiera su incidencia a favor de unas políticas de «transición justa», que están siendo cada vez más respaldadas por las partes interesadas. El reconocimiento de la importancia que tiene la creación de un pacto social que fomente el paso hacia economías con baja emisión de carbono infunde, según la Confederación Sindical internacional (CSI), un gran optimismo para el futuro de millones de trabajadores y de sus comunidades.

Esta es la razón por la que la CSI ya está solicitando un plan de acción de «Katowice» a favor de una transición justa. Para la Internacional de la Educación (IE), la adopción de dicho plan de acción constituye una excelente oportunidad para poner de manifiesto el papel fundamental que desempeña la educación a la hora de combatir el cambio climático.

El día de la Educación: reforzar nuestras colaboraciones sobre la educación para el cambio climático

Desde hace varios años ya, los organizadores de la Conferencia han tenido la brillante idea de organizar un día temático dedicado a la educación que dé lugar a un gran número de actividades relacionadas con la educación sobre el cambio climático (ECC), y comprenda conferencias, seminarios, actuaciones y exposiciones.

Este año, la IE ha podido intervenir como organización invitada en el evento «Dreaming big in Climate Education» (Soñar a lo grande en la educación climática), que fue llevado a cabo por varios organismos de las Naciones Unidas. En dicho evento se abordaron colaboraciones destinadas a emprender los cambios necesarios en cuanto a actitudes y medidas que deben ponerse en marcha para hacer frente a los riesgos derivados del cambio climático.

El representante de la IE, Dennis Sinyolo, argumentó que, ante el escaso nivel de penetración que posee la ECC en los programas curriculares de los distintos países, las organizaciones miembros de la IE deben absolutamente unir sus fuerzas para obligar a los Gobiernos a cumplir sus compromisos en virtud del Acuerdo de París. Por otra parte, los docentes deben tener acceso a todo el apoyo y la formación necesarios con el fin de convertirse en actores comprometidos y eficaces a la hora de luchar contra el cambio climático. Por su parte, la Internacional de la Educación movilizará a sus afiliados en torno a este asunto crucial para nuestro futuro colectivo.

 

Comparte esta página