Finlandia: Hacia la mejora de las competencias lingüísticas nacionales

Los idiomas deberían aprenderse desde las primeras etapas de la educación y Finlandia debe garantizar el estudio de idiomas a toda la población. Esto es la respuesta del sindicato educativoOpetusalan Ammattijärjestö al flamante informe sobre la situación y el desarrollo de las necesidades lingüísticas en Finlandia.

El informe, que abarca todo el sistema educativo finlandés, preparado por la profesora Riitta Pyykkö, vicerrectora de la Universidad de Turku, se remitió a la ministra de Educación, Sanni Grahn-Laasonen, el 13 de diciembre.

“En Opetusalan Ammattijärjestö (OAJ), consideramos muy importante que los niños y niñas finlandeses tengan muchas oportunidades de aprender varios idiomas”, subraya el Presidente de OAJ, Olli Luukkainen.

También es muy beneficioso que las lenguas extranjeras se empiecen aprender cuanto antes, incluso en la etapa educativa de primera infancia, añade. Dado que el idioma es una herramienta básica para la comunicación, los niños y niñas deberían tener la oportunidad de aprender muchos idiomas porque, “con los idiomas puedes aprender y entender distintas culturas”.

A OAJ, insiste Luukkainen, le preocupa que los municipios tengan demasiado poder para decidir qué oferta de enseñanza de idiomas ofrecen sus escuelas. “Estas directrices [del Informe] son positivas, pero no suficientes. Necesitamos herramientas más sólidas, como la legislación. Sólo entonces se podrá garantizar la igualdad de oportunidades en todos los confines de Finlandia” concluye.

La visión de las competencias lingüísticas nacionales

El informe prevé que en 2025 Finlandia sea un miembro activo de la comunidad internacional, cuya fuerza se base en su diversidad lingüística y cultural. Será necesario hacer inversiones en el desarrollo de competencias lingüísticas, para que puedan dominarse simultáneamente y con confianza varios idiomas. Cada ciudadano en edad de trabajar dominará los idiomas nacionales de Finlandia además del inglés, y la mayoría de la ciudadanía dominará al menos un idioma más. Se identificarán y reconocerán las competencias lingüísticas adquiridas informalmente, por ejemplo, durante la vida laboral y en el tiempo libre, además de las competencias aprendidas a través de la educación formal. La población desarrollará constantemente sus competencias lingüísticas.

Para lograr este objetivo, el informe presenta numerosas medidas y propuestas, entre las que destacan:

·         En el futuro, el estudio de idiomas comenzará en el semestre de primavera de primer curso de primaria, como muy tarde

·         La estructura de la educación secundaria general dará cabida al estudio de varios idiomas de forma flexible y a largo plazo, aprovechando módulos transversales multidisciplinares

·         Las instituciones educativas ofrecerán varios itinerarios de aprendizaje lingüístico en distintos niveles de la educación: clubs de idiomas, ludificación y otras posibilidades facilitadas por las aplicaciones digitales

·         Los municipios promoverán la preparación, de aquí a 2020, de programas de idiomas e internacionalización que examinarán la enseñanza de idiomas en términos de continuidad de los itinerarios de aprendizaje lingüístico del alumnado, la gama de idiomas ofrecidos, la distribución las distintas opciones lingüísticas, las necesidades de las empresas y de la industria local o regional y las necesidades internacionales

·         Las universidades deberían establecer nuevos programas de grado combinando temas lingüísticos y otros contenidos

Presiones encontradas

Según el informe, la reserva lingüística de Finlandia está sufriendo presiones encontradas: cada vez se están estudiando menos idiomas, y con frecuencia se limita a dominar sólo el inglés. Paralelamente, la cooperación internacional requiere ser competente en distintos idiomas, dado que Finlandia ha apartado de Europa su foco económico.

En los últimos años, Finlandia se ha convertido en una sociedad más multicultural y diversa lingüísticamente, debido al crecimiento de la inmigración. Esto ha aumentado la demanda del aprendizaje del finlandés y del sueco como segundo idioma, por un lado, y la identificación y reconocimiento de las competencias lingüísticas de los inmigrantes, por otro.

El informe servirá de base para establecer la estrategia lingüística nacional y se invitará a que expresen sus opiniones un amplio abanico de partes interesadas.