Reino Unido: el organismo oficial de inspección educativa necesita mejorar, según los sindicatos

Los sindicatos británicos de docentes reiteran que el gobierno debe reconocer que hace falta un sistema educativo de calidad que funcione correctamente.

Es la respuesta de los sindicatos ante la publicación del Informe anual del Office for Standards in Education, Children's Services and Skills (Ofsted), presentado el 13 de diciembre por su inspectora jefa, Amanda Spielman.

NEU: «Ofsted debería denunciar la realidad ante las autoridades»

«El informe Ofsted de Amanda Spielman es uno de los más acertados que hemos visto», asegura Kevin Courtney, cosecretario general del National Education Union (NEU). «Amanda Spielman reconoce la gran labor que realizan los docentes en esos centros y admite que estos colegios necesitan ayuda a largo plazo, una ayuda de la que ahora mismo no disponen».

Se alegra de que el informe señale que «los colegios no deberían competir por conseguir un mayor número de alumnos por los que recibir ayudas económicas (pupil premium), sino seguir implantando mejoras en los centros». Añade que «a eso se han dedicado y se dedican los docentes desde siempre; es su mayor obsesión en el plano profesional».

Objetivos incumplidos

Courtney ha insistido en que, mientras los docentes trabajan, el gobierno no logra alcanzar sus objetivos de reducción de la pobreza infantil mientras es testigo del aumento de la pobreza relativa y no es capaz de dar con una estrategia industrial decente. El gobierno está recortando la financiación de los colegios e incumpliendo los objetivos de contratación de docentes, añade. «Un organismo de inspección eficiente, que fuera verdaderamente independiente, expondría estos puntos al gobierno en su informe», señala Courtney.

«Nos satisface comprobar que Ofsted también opina que nos centramos demasiado en los resultados de los exámenes y poco en el aprendizaje», afirma. «Una vez más, Ofsted no logra denunciar la realidad ante las autoridades».

Reitera que el sistema de rendición de cuentas del gobierno es lo que está provocando esos comportamientos en los colegios, y Ofsted debería pedir explicaciones al respecto al gobierno, reconociendo su propia responsabilidad dentro del sistema.

NASUWT: «El laissez-faire ideológico del gobierno con respecto a la educación»

Según la National Association of Schoolmasters Union of Women Teachers (NASUWT), el informe explica claramente que «la profesión docente sigue logrando que los niños y los jóvenes disfruten de un aprendizaje de calidad». Y lo hace «a pesar de las constantes presiones a las que están sometidos los docentes debido a los sueldos bajos, la excesiva carga de trabajo y el efecto multiplicador de las crisis de contratación y de permanencia», asegura la secretaria general de NASUWT Chris Keates.     

Insiste en que el éxito de los docentes se ha alcanzado a pesar de las políticas educativas del gobierno y no gracias a ellas, y el informe Ofsted revela algunas de las consecuencias de que el gobierno no haya sabido ejercer un liderazgo estratégico sobre el sistema educativo, afirma.

Denunciando «el laissez-faire ideológico del gobierno en lo que respecta a la educación», Keates subraya que «ya es hora de que el ministerio de Educación reconozca que, a menos que el gobierno asuma las responsabilidades críticas del estado, los problemas y deficiencias no harán sino persistir, ampliarse y acentuarse».

Comparte esta página