Bélgica: Los sindicatos educativos piden «que no se toquen sus pensiones»

Los docentes de Bélgica dejaron de trabajar durante una hora el día 1 de febrero en respuesta a la convocatoria de los sindicatos educativos para denunciar la política de pensiones del Gobierno Federal.

En los centros escolares de la Federación Valonia-Bruselas, los docentes se movilizaron e interrumpieron su trabajo durante una hora el 1 de febrero. El objetivo era concienciar a la sociedad, especialmente a los padres, sobre la precariedad de su profesión y el deterioro gradual que sufren los profesores en los últimos años de su vida laboral.

Exigencias

Los sindicatos de docentes, incluidas las afiliadas a la Internacional de la Educación, en concreto la Centrale générale des services publics – Enseignement (CGSP-FGTB), la Confédération des Syndicats Chrétiens de l’Enseignement (CSC-Enseignement) y el Syndicat Libre de la Fonction Publique - Vrij Syndicaat van het Openbaar Ambt (SLFP-VSOA), exigieron:

- el mantenimiento del «contrato» entre los trabajadores de servicios públicos y las autoridades

- la defensa de los puestos de trabajo de los compañeros más jóvenes con la idea de pasar a trabajos permanentes más rápido

- la defensa de la educación de calidad: alargar la vida laboral de los profesores podría privar a miles de estudiantes de horas de contacto en clase

- una pensión más equitativa para las mujeres que han perdido tiempo de trabajo para criar a sus hijos en casa

- un reconocimiento justo de las dificultades inherentes a la profesión docente

Contexto

Esta interrupción laboral se produjo después de las acciones del gobierno destinadas a aumentar la edad de jubilación de los empleados públicos, incluidos los docentes.

En 2015, el Gobierno Federal Belga aumentó la edad para jubilarse hasta los 67 años. No obstante, también afirmaron que las personas con un trabajo exigente podrían jubilarse anticipadamente.

El 22 de diciembre de 2017, el ministro de Pensiones, Daniel Bacquelaine, presentó un borrador de propuesta de ley que permitía la jubilación anticipada a determinados trabajadores, siempre que su profesión estuviera considerada exigente. Sin embargo, según el Ministro, la dificultad mental o emocional por sí solas no entran dentro de esta categoría. Dicha omisión podría impedir la jubilación anticipada de los docentes.

Esta acción sindical se manifestó en las redes sociales a través del hashtag #MRtouchepasànospensions (#MRhandsoffourpensions).

Comparte esta página