La política de integración de los refugiados requiere esfuerzos concertados

La necesidad de esfuerzos concertados a nivel nacional e internacional para integrar eficazmente a los niños refugiados en la educación fue puesta de manifiesto durante un seminario celebrado por la Internacional de la Educación. El seminario se centró en la necesidad de actuar en materia de política educativa para reducir el riesgo de una generación perdida de niños.

Europa desempeña un papel clave en materia de fomento de la inclusión y de las perspectivas de futuro de los recién llegados. Ese fue el mensaje del acto celebrado en Bruselas (Bélgica) que reunió a académicos, delegados sindicales y partes interesadas. El acto celebrado en el Comité Económico y Social Europeo (CESE), fue organizado por la Internacional de la Educación (IE), la federación mundial de sindicatos de la educación. Su propósito consistía en destacar qué deben hacer los Estados miembros para crear eficazmente oportunidades y esperanza para los recién llegados a través de la educación.

La reunión sirvió también de lanzamiento de la publicación, ‘Education: Hope for Newcomers in Europe’ (Educación: Esperanza para los recién llegados a Europa), por Nihad Bunar, Dita Vogel, Elina Stock, Sonia Grigt y Begoña López Cuesta. Martin Henry, Coordinador de la Investigación de la IE, resumió las conclusiones clave del estudio.

Papel de Europa y Educación

La educación pública desempeña un papel significativo en la inclusión de refugiados en sus países de acogida, según el ponente Mario Soares, del grupo de los trabajadores del CESE. Subrayó el riesgo de producir una generación perdida si no se integra a los niños y niñas refugiados en los sistemas educativos nacionales. Europa tiene que desempeñar un papel clave en el fomento de la inclusión de los recién llegados y los migrantes pueden enriquecer las sociedades de acogida, afirmó.

Los Gobiernos nacionales deben asegurarse de que los programas de enseñanza se ajusten a las necesidades de todos los niños y niñas, que los docentes estén formados en consecuencia y se destinen los recursos apropiados, dijo Haldis Holst, Secretaria General adjunta de la IE. “La integración de los recién llegados y refugiados es un desafío político, económico y social,” añadió.

Interlocutores sociales

Los asistentes escucharon además cómo los interlocutores sociales también desempeñan un papel con sus demandas a los responsables políticos. Susan Flocken, directora europea del Comité Europeo de la IE (CSEE), subrayó el caso de la Unión Europea, en la que el CSEE participa en negociaciones con los Gobiernos y los empleadores. También destacó el papel de la educación a la hora de fomentar una ciudadanía democrática y contrarrestar los extremismos de derechas.

Flocken destacó la resolución del CSEE sobre migración que se centra en el reconocimiento de las competencias y aptitudes de los migrantes. Asimismo, dijo que, tras la educación, los recién llegados se integrarían en el mercado de trabajo de los países de acogida y recibirían respaldo de los sindicatos.

Más por hacer

Denitsa Sacheva, Viceministra de Educación y Ciencias de Bulgaria también se expresó durante el seminario y comentó que Bulgaria estaba explorando un enfoque integrado de la educación de los niños y niñas refugiados. No obstante, muchos recién llegados permanecen todavía fuera de sistema educativo o solamente han acudido a la escuela un tiempo breve. Reafirmó la necesidad de un apoyo sicológico a los recién llegados y sus familias, pero también del desarrollo profesional de los docentes.

Las sesiones plenarias combinaron perspectivas académicas y políticas y brindaron una oportunidad para alinear acciones a distintos niveles para alentar un cambio positivo. Los docentes y los sindicalistas del sector educativo también destacaron la necesidad de escuchar a los actores sobre el terreno con el fin de realizar un cambio positivo para el alumnado.  

Descargas Relacionadas