Sindicalista iraní arrestado

La reciente detención de un docente y miembro del consejo ejecutivo de la filial de Teherán de la Iranian Teachers' Trade Association en su propia escuela ilustra claramente la persecución continua a la que se ven sometidos los sindicalistas de la educación en Irán.

El 3 de marzo, Mohammad Habibi fue arrestado en su centro escolar y, de acuerdo con informes locales su detención se produjo de manera violenta. Los informes sostienen que las fuerzas de seguridad utilizaron aerosoles de pimienta y lo esposaron delante de sus alumnos. En un primer momento lo llevaron a su casa, donde presuntamente la policía registró y luego confiscó algunas de sus pertenencias personales. Acto seguido, Habibi fue encarcelado en la prisión de Evin.

Su familia no ha recibido ninguna información sobre su paradero y su estado de salud. Las autoridades aún no han proporcionado ningún motivo para el arresto.

Habibi ya había sido amenazado en el pasado por su papel como líder sindical.

Condena

Varias filiales regionales y provinciales de la ITTA denunciaron inmediatamente su detención, que constituye el último episodio de una larga historia en la que las autoridades iraníes criminalizan las actividades sindicales.

La Internacional de la Educación (IE) condena la reclusión de Habibi, así como el encarcelamiento prolongado de otros sindicalistas de la educación iraníes. Los nombres de los sindicalistas docentes que se encuentran entre rejas son Mohammad Beheshti Langeroudi y Esmail Abdi, dirigente de la filial de Teherán de la ITTA. Abdi fue condenado injustamente a seis años de prisión por el Tribunal Revolucionario Islámico de Irán.

Campaña

La Internacional de la Educación, junto con LabourStart, ha lanzado una campaña instando a las autoridades iraníes a que liberen a Abdi y a otros sindicalistas detenidos por sus actividades sindicales legítimas. Puede participar aquí.

Irán juega al ratón y al gato con los sindicalistas

Al mismo tiempo que condena la detención de Mohammad Habibi, la Internacional de la Educación acoge con satisfacción la liberación el 13 de marzo de Reza Shahabi, tesorero de la Syndicate of Workers of Tehran and Suburbs Bus Company.

No obstante, Reza Shahabi deberá pagar una multa de 68 millones de riales iraníes (cerca de 1 500 euros) y no podrá participar en ninguna actividad sindical o política durante dos años. El año pasado, la Internacional de la Educación (IE) se unió a la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF) y a otros sindicatos mundiales para defender las inhumanas condiciones de detención en las que se encuentran los sindicalistas encarcelados en prisiones iraníes.