Diálogo mundial en apoyo a la profesión docente

La 8ª Cumbre Internacional anual sobre la Profesión Docente, que se celebra en Lisboa, Portugal, los días 22 y 23 de marzo, constituye, un año más, una buena oportunidad para mantener un debate sobre la profesión docente entre representantes de los docentes y de los Gobiernos.

Los debates se basarán en las cumbres anteriores y en el reconocimiento de que la profesión docente es el núcleo de la misión pedagógica. 

"Las escuelas y sus comunidades", "Pedagogías para el futuro" y "Bienestar, confianza y eficacia de los docentes " son los tres temas que abordará la cumbre. 

Escuelas y comunidades subrayan los vínculos existentes entre las escuelas públicas y las comunidades a las que sirven. Las escuelas forman parte de la comunidad en la que juegan un papel muy importante, a menudo en zonas conflictivas, en materia de cohesión social, tolerancia, integración y fortalecimiento de la ciudadanía activa. Ofrecer una educación de calidad al alumnado de todas las escuelas, incluidas las más desfavorecidas, requiere el desarrollo y el respeto de la profesión docente.

Pedagogías para el Futuro será un debate en el que se abordarán las innovaciones pedagógicas que realizan los y las  docentes, no un simple debate sobre la tecnología. En determinadas situaciones, la labor de la profesión docente se ha visto influida, y distraída, por la capacidad de "supervisión" o "seguimiento" de la tecnología. Con demasiada frecuencia son las posibilidades técnicas e incluso los intereses de proveedores y compañías gigantes de Internet las que impulsan la tecnología. Este debate supone una oportunidad de avanzar hacia la ubicación de la tecnología en el contexto de las herramientas utilizables para mejorar la profesión. Este enfoque sensato resulta útil en el momento actual y de cara al futuro, con la expansión del uso de la inteligencia artificial.

Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) influyen en el entorno pedagógico a medida que Internet se convierte en una fuente de información cada vez más importante. Ha habido problemas con la exactitud y la calidad de la información suministrada a través de la web. El inmenso volumen de información disponible, a menudo no verificada, hace más importante si cabe en la educación la adquisición del pensamiento crítico, ya que el alumnado necesita la capacidad de filtrar la información y de formular juicios independientes.

El bienestar, la confianza, la eficacia y la efectividad de los docentes es un área de debate nueva en la cumbre, de importancia crítica porque las cuestiones en liza tienen una gran repercusión en el ejercicio de la profesión docente y, por lo tanto, en los estudiantes y en la calidad de la educación.

Para mejorar el bienestar de los docentes es preciso identificar los factores que generar efectos negativos y, en la medida de lo posible, eliminarlos. También implica crear un ambiente positivo que apoye el aprendizaje y la enseñanza.

Muchos problemas profesionales y de condiciones de trabajo que se vienen arrastrando desde hace mucho son fuentes de estrés, por ejemplo: el tamaño de las aulas, la falta de tiempo para preparar las clases y de apoyo. También hay factores de estrés en algunos enfoques aplicados a la reforma. Si el entorno escolar se vuelve más competitivo y menos colaborativo, o si los maestros y maestras se ven presionados por unos procedimientos de evaluación equivocados, la enseñanza y el aprendizaje suelen acabar siendo las víctimas.

En una encuesta de la Internacional de la Educación (IE) sobre la situación de los docentes, el Sindicato Coreano de Docentes y Trabajadores de la Educación (KTU) señaló lo siguiente: "En primer lugar, se ha introducido una cultura competitiva en la profesión docente... mediante el pago de primas por méritos, los exámenes estandarizados, los sistemas de evaluación de los docentes... Los responsables de la formulación de políticas gubernamentales querían demostrar... un gran esfuerzo por introducir cambios innovadores entre los docentes, pero no ha dado resultados positivos. Por el contrario, esas políticas han contribuido a romper la cultura de cooperación entre los docentes. En segundo lugar, el interés de los estudiantes por el aprendizaje ha disminuido, debido a la enseñanza encaminada a aprobar exámenes, que ha suscitado el mal comportamiento del alumnado y que los profesores no pueden controlar..."

Una importante encuesta llevada a cabo en 2011 bajo los auspicios del Comité Sindical Europeo de Educación (CSEE), la Región Europea de la IE, en la que participaron más de 5.000 docentes de 30 países de la Unión Europea (UE) y de la Asociación Europea de Libre Comercio (AELC), revela varias fuentes de estrés, muchas de las cuales estaban relacionadas con el empleo.

La encuesta subraya que el factor más importante para la satisfacción en el trabajo es la "confianza y la equidad". Se trata de un ámbito que debería poder abordarse y mejorarse efectivamente. Muchos países están cooperando para identificar y reducir el impacto de esa falta de confianza y otros factores que supone un riesgo de estrés.

El estrés de los maestros no es inevitable. En el entorno adecuado, la enseñanza es una profesión enormemente satisfactoria. ¿Qué es más gratificante que dejar huella en el desarrollo, la comprensión o las habilidades sociales de un niño o una niña? Apoyar a los/as docentes y permitirles ejercer plenamente su profesión mejorará la calidad de la enseñanza, mejorará la situación de los/as docentes y ayudará a atraer y retener en la profesión a personas con talento y motivadas.

La Cumbre Internacional sobre la Profesión Docente (ISTP) muestra el valor insustituible de los intercambios serios entre los interlocutores representativos. Los valores compartidos por los Gobiernos y los docentes nos inspiran a todos. Sus debates sobre políticas pueden generar confianza y materializarse en resultados para los estudiantes, además de sentar las bases de sociedades justas, libres y dignas.

 

Comparte esta página