Norteamérica y el Caribe

Norteamérica y el Caribe

El caso Janus vs. AFSCME en Estados Unidos

A lo largo de los años, en el marco de intensas campañas de la derecha contra los sindicatos en Estados Unidos, se ha tratado reiteradamente de anular los requisitos con arreglo a los cuales los trabajadores que no son miembros de un sindicato tienen que pagar una cuota acorde a los servicios que reciben.

 

La legislación estatal exige a los sindicatos representar a todos los trabajadores en las unidades de negociación que componen la estructura de la negociación colectiva. También tienen la obligación de defender las quejas individuales de los trabajadores/as, tanto si están afiliados/as al sindicato como si no.

 

El caso actual presentado ante el Tribunal Supremo de Estados Unidos es Janus vs. AFSCME. La American Federation of State, County, and Municipal Employees (AFSCME) es un importante sindicato del sector público, pero las repercusiones de la decisión podrían ir mucho más allá de la AFSCME y sus miembros. Entre los sindicatos afectados están las dos organizaciones afiliadas de la IE en Estados Unidos: la AFT y la NEA. La vista se celebró el 26 de febrero. Un caso parecido que se llevó a los tribunales en 2017 quedó en un empate de 4-4. No obstante, con la confirmación del Senado del juez Neil Gorsuch, designado por el Presidente Trump, el Tribunal Supremo cuenta ahora con los nueve miembros que le corresponden.

 

Si el Tribunal Supremo se decanta por Janus y accede a que los trabajadores/as puedan disfrutar de los mismos beneficios que los sindicalistas, sin tener que pagar ninguna cuota, el tamaño y la fuerza de los sindicatos del sector público se verán reducidos cuando los “oportunistas” dejen de pagar sus cuotas.

 

Privatización del trabajo de los tutores/as de la Universidad TELUQ de Quebec

 

El 10 de enero, los/as miembros de la Fédération nationale des enseignantes et des enseignants du Québec (FNEEQ-CSN) de la Universidad de TÉLUQ manifestaron que, llegado el caso, estarían dispuestos/as a convocar una huelga para proteger su universidad de la amenaza de la privatización. Entre las medidas de ahorro, la dirección de la Universidad de TÉLUQ anunció su intención de despojar a los tutores y tutoras de hasta un 75% de sus tareas. Su trabajo sería transferido a subcontratistas privados, lo que provocaría despidos y una mayor precarización del empleo en el sector. 

Comparte esta página