Prioridad a los problemas relacionados con la educación en la agenda de la OMPI

A través de declaraciones en la sesión plenaria, la organización de un evento paralelo, las reuniones con delegados y la colaboración con otros agentes de la sociedad civil, la Internacional de la Educación ha reafirmado la importancia de avanzar con respecto a las excepciones de los derechos de autor internacionales en el Comité permanente sobre el Derecho de Autor y Derechos Conexos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual.

El Comité permanente sobre el Derecho de Autor y Derechos Conexos (SCCR) de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI) aprobó un plan de acción para la educación, la investigación, las personas con discapacidad, los museos, las bibliotecas y archivos durante su 36.ª asamblea celebrada en Ginebra (Suiza) del 28 de mayo al 1 de junio.

La Internacional de la Educación (IE) defendió que las excepciones y limitaciones de los derechos de autor resultan esenciales para alcanzar el derecho a una educación de calidad y mostró su preocupación por lo sucedido con el proyecto de tratado sobre difusión, en el que las excepciones se dejaron de lado en los procesos de negociación.

Evento paralelo: cómo puede contribuir la OMPI a alcanzar el derecho a la educación

La IE, en colaboración con la Delegación indonesia de la OMPI, patrocinó un evento paralelo a la hora del almuerzo. Contó con la moderación de Erry Prasetyo, de la Misión permanente de Indonesia en Ginebra, y en él se expusieron tanto datos de investigación como otros ejemplos prácticos de cómo afectan las políticas de derechos de autor a la labor de las instituciones educativas y por qué se necesita una reforma de los derechos de autor en el ámbito nacional e internacional para alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible.

Unifah Rosyidi, Presidenta del sindicato de docentes de Indonesia PGRI, señaló que, para «un país en desarrollo, el acceso a materiales de calidad y a precio razonable para la formación y el aprendizaje desempeña un papel fundamental para el crecimiento de la educación de calidad». Compartió información sobre la labor de su sindicato para la mejora de los recursos educativos de libre acceso a través del Centro de Aprendizaje Inteligente del PGRI; además, defendió que «es importante reconocer la educación como un derecho humano y avanzar en el trabajo del SCCR sobre las excepciones con el fin de facilitar el uso transfronterizo de materiales y reducir el riesgo de infracciones de derechos de autor».

Teresa Nobre, de COMMUNIA, presentó su investigación sobre licencias en Europa que demuestra el modo en que los acuerdos de licencias para el acceso a y el uso de obras digitales para la enseñanza y el aprendizaje en Finlandia, Francia y el Reino Unido suelen restringir el alcance de las excepciones en la educación, conceder derechos cuestionables a los titulares correspondientes e imponer obligaciones estrictas a los centros escolares. A continuación, destacó que «las excepciones de los derechos de autor deben protegerse de la invalidación por términos contractuales, y que las instituciones educativas necesitan adoptar una Directiva sobre los derechos de autor en el mercado único digital para hacer frente a los contratos injustos». Este hecho genera un debate significativo actualmente en la UE, que está a punto de adoptar una Directiva sobre los derechos de autor en el mercado único digital que permitiría que las licencias reemplazasen a las excepciones en la educación.

En representación de los creadores, Brianna Schofield, de la Author’s Alliance, señaló en su presentación que los autores también disfrutan de excepciones y limitaciones con fines de educación e investigación que «pueden potenciar los objetivos de los autores de fomentar el conocimiento, ayudarles a construir un capital reputacional y aumentar el impacto de sus obras». Defendió el argumento de un enfoque equilibrado hacia los derechos de autor, que sería beneficioso para todos, y compartió los resultados de una encuesta a autores de obras de un caso de la Georgia State University (GSU) en el que los editores demandaron a la GSU por infracción de derechos de autor.

En la presentación de Michael Geist titulada Separating Fact from Fiction: The Reality of Canadian Copyright, Fair Dealing, este profesor de la Universidad de Ottawa, miembro activo de CAUT, cuestionó las peticiones de la industria editorial que argumentan que el trato equitativo (por ejemplo, el de la excepción de derechos de autor de Canadá) destroza al sector. Expuso pruebas convincentes que demostraban que, «a pesar de las voces contrarias, la experiencia canadiense refleja que el trato equitativo puede coexistir con un mercado de la edición comercial de éxito. Esto mejora la educación y no sustituye a libros y licencias».

Erry Praseyto, de la Comisión permanente de Indonesia para la OMPI, cerró el encuentro destacando que «es importante adoptar un enfoque equilibrado en los debates sobre reformas de derechos de autor internacionales en el que se consulte a todas las partes interesadas en un diálogo constructivo y con un entendimiento básico de que el acceso a y el uso justo de los contenidos en la educación y la investigación resultan fundamentales para el desarrollo de las sociedades».

Por otra parte, como bien sintetizó Michael Geist, «el debate sobre la reforma de los derechos de autor no es una cuestión de excepciones de derechos o licencias ni de recursos educativos de libre acceso. Necesitamos que estos tres aspectos existan en un grado considerable para crear un ecosistema de información equitativo».

La Internacional de la Educación cree firmemente que la SCCR puede y debe contribuir al establecimiento de este «ecosistema equitativo» a través del fomento del desarrollo de un marco internacional sobre limitaciones y excepciones de derechos de autor.

Propuesta de tratado sobre difusión: se ignoran las excepciones y limitaciones

En el encuentro también se debatió una propuesta de tratado sobre difusión que pretende dar respuesta a las preocupaciones de los difusores de contenidos con respecto a la piratería de las señales de retransmisión. En una carta abierta, Civil Society criticó el borrador de tratado por una serie de aspectos como el plazo de 50 años de protección propuesto y la fijación de publicaciones más allá de los términos del derecho de autor. Aunque surgen nuevos derechos exclusivos para los difusores de contenidos, los derechos del usuario no se tratan de forma adecuada. Nikola Wachter (IE) compartió esta preocupación en la sesión plenaria, e insistió en que los docentes e investigadores tienen que poder llevar a cabo un uso equitativo del contenido difundido para la docencia: «Necesitamos un nuevo tratado que dé una respuesta adecuada a las excepciones y limitaciones con fines educativos y de investigación. El texto de la propuesta actualno está equilibrado en este aspecto y genera el peligro de minar de forma significativa los derechos de los usuarios».

Adopción de un plan de acción para las instituciones de investigación y educación, y las personas con discapacidad

Desde un punto de vista positivo, la 36.ª asamblea del SCCR acordó un Plan de acción para las instituciones de investigación y educación, y las personas con discapacidades de otro tipo que establece la organización de distintas actividades en 2018-2019:

·         Desarrollo de una tipología de excepciones y limitaciones existentes para fines de educación e investigación que ayuden a identificar y comparar similitudes y diferencias en la legislación de diferentes países;

·         Investigación sobre asuntos de índole digital en riesgo por las actividades de instituciones de educación e investigación en el ámbito nacional e internacional;

·         Actualización y ampliación del Estudio de alcance Reid/Ncube sobre acceso a obras protegidas por derechos de autor por parte de personas con discapacidad (SCCR/35/3);

·         Seminarios regionales inclusivos sobre instituciones de investigación y educación;

·         Una conferencia mundial sobre excepciones y limitaciones de cuyo desarrollo se informará al SCCR;

·         Celebración de un evento paralelo a la asamblea del SCCR con la temática de las personas con otro tipo de discapacidad no contempladas en el Tratado de Marrakech.

La Internacional de la Educación celebró el Plan de acción y señaló que será importante implicar a las partes interesadas del sector educativo en las reuniones así como trabajar por la consecución de una agenda normativa para la educación. Por otra parte, el estudio sobre la temática digital no debería limitarse a investigar la disponibilidad de los MOOC o el aprendizaje a distancia, sino tratar cómo puede afectar la legislación de derechos de autor al uso equitativo de las obras digitales así como a la colaboración online en la educación en un sentido más amplio.

Wachter también indicó que los debates no deberían limitarse al uso de estas obras en instituciones educativas y afirmó que tendríamos que hablar de «actividades educativas», mientras recordaba a los presentes que «la educación no solo tiene lugar en el aula, pues los docentes llevan a sus alumnos de excursión o de visita a instituciones de patrimonio cultural».

Más información:

·         Los problemas de la sociedad civil requieren medidas sobre las excepciones de los derechos de autor de la propuesta de la OMPI [en inglés], Intellectual Property Watch

·         Carta conjunta de la NGO a los delegados del SCCR de la OMPI en la que expresan su gran preocupación con respecto a la propuesta de tratado sobre difusión de la OMPI [en inglés]

·         Consulta lo que dicen los estados miembros sobre bibliotecas (y educación) [en inglés]Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias

Comparte esta página