Francia: La educación ya no constituye una prioridad para el Gobierno

Los sindicatos de educación franceses han criticado severamente el anuncio realizado por el ministro de Educación, Jean-Michel Blanquer, sobre la eliminación de 1 800 plazas en educación secundaria para el presupuesto de 2019, a pesar de que se recibirá a un número mayor de estudiantes.

SNES-FSU: 32 000 estudiantes más, 1 800 plazas docentes menos.

En su anuncio del 16 de septiembre, poco tiempo después del inicio del año escolar de 2018, el ministro sostuvo que estas reducciones de efectivos afectarán al personal de enseñanza secundaria y a los servicios administrativos y se compensarán con la posibilidad de imponer una segunda hora adicional a los docentes.

“El ministro pretende aumentar el deterioro de las condiciones de estudio de los estudiantes de enseñanza media y secundaria", y "les estamos mintiendo a las familias y a los alumnos", afirmó la secretaria general y portavoz del Syndicat national des enseignements de second degré-Fédération syndicale unitaire (SNES-FSU), Frédérique Rolet.

Lamentando el hecho de que "la educación nacional debería seguir siendo una prioridad y está claro que ya no es así", recordó que los institutos inscribirán a 32 000 estudiantes adicionales al inicio del curso escolar de 2019, la numerosa generación de 2007, y que las clases de Cuarto de ESO ya cuentan con 35 o más estudiantes.

Explicando que a modo de paliativo a la ausencia de plazas, el ministro prevé alterar la situación de los docentes para imponerles dos horas en lugar de una, Frédérique argumentó que esta medida incrementaría la carga lectiva, cuando las condiciones de enseñanza actuales conducen a que la mayoría de los docentes tenga que trabajar horas extras.

Esta noticia ha suscitado "mucha ira" y, para Rolet, esta medida se traduciría en clases aún más numerosas: "Debemos tener en cuenta que los institutos están viviendo un aumento demográfico, así que para decirlo en pocas palabras: tendremos menos profesores y más alumnos. La idea de imponer una segunda hora adicional aportará pocos recursos adicionales, puesto que debido a la ausencia de plazas, ya contamos casi con una media de dos horas adicionales por docente".

Asimismo, Rolet comentó que el ministro espera que estas reformas permitan recortar recursos, mediante la fusión de centros escolares y la reforma de los institutos, que aumentará el número de alumnos por clase debido a las clases comunes y privará a algunos centros de secundaria de la formación que ofrecen actualmente.  

UNSA-Education: La prioridad para la educación nacional ha terminado

Por su parte, el secretario general de la Union nationale des syndicats autonomes-Education (UNSA-Education), Frédéric Marchand, señaló que "este anuncio simboliza la política del Gobierno: la educación nacional ya no es una prioridad" y deploró el hecho de que "las cifras contables hayan tenido la última palabra", y prosiguió poniendo de relieve que la educación nacional contabilizará un tercio de la eliminación de plazas de funcionarios.

Además, hizo hincapié en la voluntad manifestada por el ministro de llevar a cabo numerosos cambios en los centros de secundaria, así como el hecho de que, en un momento en que se inicia la reorganización territorial, tales anuncios no harán sino confirmar la idea de que las economías de escala orientan las decisiones ministeriales. Para Marchand, es imposible disociar los recursos humanos del servicio público proporcionado por la educación nacional. "¿Cómo repercutirá esto en el número de alumnos por clase, la diversidad de la oferta educativa, la sobrecarga de trabajo en los servicios?", preguntó.

Por otra parte, Marchand denunció el hecho de que el Ministerio recurra a "la antigua receta de las horas extraordinarias" y pretenda para ello modificar las obligaciones legales de los docentes, "un recurso que no mejorará realmente nuestro sistema educativo cuando hoy en día sabemos que muchos maestros ya trabajan esas dos horas extra".

En el momento del Plan de pobreza desarrollado por el presidente de la República, Emmanuel Macron, estas supresiones de plazas suponen una fuerte contradicción, lamentó también Marchand. Al deseo de permitir que los niños de las familias más desfavorecidas obtengan buenos resultados escolares se contrapone la reducción del número de docentes, de puestos administrativos, así como de ingenieros y de personal técnico, de investigación y de formación.  Esto plantea la pregunta: "¿Qué ocurrirá con los puestos de médicos, asistentes sociales o enfermeras?"

Según el comunicado del Syndicat des enseignants (SE-UNSA), organización miembro de UNSA-Education, el presupuesto de educación para 2019 entrañará "cuantiosos recortes". A pesar de "las explicaciones aportadas por el ministro para intentar convertir estos recortes en buenas noticias", con el anuncio de que se dará prioridad a la enseñanza primaria y se mantendrán las plazas docentes en la secundaria mediante un aumento de las horas extraordinarias sin cotización a la seguridad social, para el SE-UNSA, la decisión presupuestaria socavará un poco más la confianza del personal docente y de la población en las decisiones políticas.

Estos recortes presupuestarios son "malas señales", puntualizó, teniendo en cuenta que se están llevando a cabo importantes proyectos, tales como la reforma del bachillerato general y tecnológico, o la transformación de la formación profesional. Si bien todo el mundo ha entendido que el ejecutivo tiene la intención de mantener el rumbo, ya es hora de que anuncie a dónde se dirige, declaró el sindicato.

FERC-CGT: Prioridad a la austeridad

Para la Fédération CGT de l’Education, de la Recherche et de la Culture (FERC-CGT), "1 800 plazas representan el 40% de los recortes anunciados por el Gobierno; lo cual dista mucho de la prioridad otorgada a la educación, más bien se otorga prioridad a la austeridad".

Además, la federación lamentó profundamente el hecho de que el personal y sus representantes electos "hayan sido una vez más informados por la prensa sobre una medida que tendrá una gran repercusión en sus condiciones de trabajo".

El sindicato teme que se produzca un aumento en la carga de trabajo del personal administrativo, pues la adición de una hora extra para los profesores de secundaria se realizó "bajo el pretexto de que los maestros suelen aceptar horas extras". El sindicato denuncia que "esto supone olvidar que desde el año 2000 el poder adquisitivo del personal disminuyó en un 14%". Por lo tanto, se opone categóricamente a esta medida, puesto que aumenta la carga lectiva de los docentes, afecta negativamente a su vida profesional y familiar, y resulta discriminatoria porque la remuneración mediante primas y horas extraordinarias acentúa la brecha salarial existente entre hombres y mujeres.