Irak: La región y el sistema educativo del Kurdistán caen en el olvido

El Kurdistan Teachers' Union (KTU) ha emitido una llamada de socorro con respecto a la lamentable situación de los docentes en el sistema de educación pública, que sigue deteriorándose en la región del Kurdistán en Irak.

“Una región olvidada”

 “La situación actual hace pensar que el Kurdistán es una región olvidada de algún otro planeta [...]. No es demasiado tarde para reparar los daños y salvar lo que aún se pueda salvar”, puntualizó el presidente del Kurdistan Teachers' Union (KTU), Abdelouahed Mohamed Haji.

Recordando que “antes de la caída del régimen iraquí en 2014, el personal educativo y especialmente los docentes gozaban de una situación más bien favorable”, explica que “el deterioro de las relaciones entre el gobierno regional del Kurdistán iraquí y el gobierno iraquí a partir de 2014 ha ocasionado reducciones presupuestarias que afectan al Kurdistán iraquí, con los docentes kurdos en primera línea, que a veces recibían su salario de 40 a 45 días tarde”.

La intensificación de los actos perpetrados por el Estado Islámico en el centro y el oeste de Irak y Siria ha agravado la situación. En efecto, los habitantes se han visto obligados a abandonar estas regiones, lo que ha provocado el desplazamiento de 1 800 000 personas hacia el Kurdistán iraquí. Dado el elevado número de personas desplazadas, el gobierno del Kurdistán iraquí ha tenido que utilizar los centros escolares para albergar a los refugiados, lo que retrasó el regreso a la escuela durante tres meses. Asimismo, el gobierno dispuso tiendas de campaña y distribuyó productos de primera necesidad contando con la ayuda de organizaciones internacionales y, en menor medida, del gobierno iraquí.

“Las tensas relaciones entre los dos gobiernos, el considerable número de personas desplazadas y la falta de organización a nivel gubernamental a la hora de afrontar estos problemas han originado una profunda crisis económica que ha perjudicado al sector educativo y a los docentes”, explica Abdelouahed Mohamed Haji.

Los salarios de los docentes se han visto considerablemente reducidos

El gobierno kurdo impuso severas restricciones presupuestarias, reduciendo así los salarios anuales en un 70%. A modo de ejemplo, una persona que solía recibir un salario medio de 1 000 dólares estadounidenses pasó a recibir menos de 300 dólares.

El Kurdistan Teachers’ Union (KTU) se quejó de esta medida ilegal, envió varias cartas a las autoridades competentes y organizó grandes concentraciones para exigir el retorno al antiguo sistema de salarios. Los representantes del KTU se reunieron en cinco ocasiones con los responsables del gobierno del Kurdistán, sin llegar a un resultado satisfactorio, lamenta Abdelouahed Mohamed Haji.

Medidas insuficientes a favor de los docentes y de la educación

Si bien, bajo la presión del KTU, el gobierno otorgó subvenciones para “alentar a los docentes”, esto no es suficiente, sostiene el líder del KTU. Dicha situación llevó al KTU a solicitar apoyo a la Internacional de la Educación (IE), a la Oficina Regional de la IE para Asia-Pacífico, a la Estructura Interregional de los Países Árabes de la IE y al sindicato británico NASUWT “a fin de anular esta decisión injusta”, e instar a los dos gobiernos a que dejen los salarios de los educadores al margen de los conflictos políticos.

En este momento, el gobierno regional del Kurdistán ha decidido reducir el importe de los salarios al 30% y añadir un 70% de primas. Además, los salarios de agosto de 2018 se pagaron en noviembre de 2018, y el gobierno regional no quiere pagar los salarios de octubre, noviembre y diciembre de 2018, sin ninguna razón aparente según afirma el sindicato.

Por otro lado, Abdelouahed Mohamed Haji ha enumerado los principales problemas a los que se enfrentan los docentes iraquíes y el sistema educativo público:

  • No se ha asignado ningún presupuesto para la educación y la educación superior en los últimos cuatro años;
  • No existe una pedagogía bien definida;
  • Un número significativo de estudiantes y profesores universitarios se han marchado al extranjero para ganarse mejor la vida;
  • De las 1 200 000 personas que todavía siguen desplazadas, 300 000 son estudiantes, y el 48% de ellas no tienen posibilidad de asistir a la escuela debido a sus lamentables condiciones de vida;
  • Se cuenta con muy poca infraestructura y aulas modernas. El gobierno iraquí necesita 11 000 edificios, y el gobierno regional 400;
  • Los profesores competentes deploran la ausencia de formación. Aunque varios docentes se hayan jubilado o abandonado la región, no se está contratando a nuevos educadores;
  • Los programas escolares ya no se corresponden con las necesidades de la comunidad en términos de personal a nivel intermedio, sobre todo en la enseñanza profesional, la especializada y la preescolar; y
  • Las escuelas privadas son promovidas entre los ricos y los altos funcionarios del gobierno.

Graves consecuencias para la educación

Los diferentes obstáculos encontrados han perjudicado la educación en Irak en general y en el Kurdistán en particular, ocasionando las siguientes consecuencias:

  • El aumento del porcentaje de abandono escolar, que ahora se sitúan cerca del 30% en Irak y 16% en el Kurdistán;
  • El aumento del porcentaje de estudiantes que fracasan en la escuela, que ha pasado del 8% al 16% para todos los niveles, e incluso ha alcanzado el 27% en el caso de la universidad, que mantiene la tasa más elevada de fracaso escolar; y
  • El aumento de la brecha de género en las escuelas. Esta brecha se mantenía en un 14% durante el año escolar 2014/2015, y se elevó a un 33% en 2015/2016. Las autoridades competentes deberían prestar más atención a esta preocupante situación.

“En términos generales, 1 hombre de cada 5 de entre 15 y 24 años y 1 de cada 10 de entre 25 y 34 años está desempleado porque no cuenta con las cualificaciones requeridas. La situación entre las mujeres es aún peor", destaca Abdelouahed Mohamed Haji.

La Internacional de la Educación apoya a su afiliada en el Kurdistán iraquí. Está profundamente preocupada por la dramática situación que viven los docentes; insta a las autoridades públicas competentes a que garanticen el buen funcionamiento del servicio público de educación; y seguirá supervisando los acontecimientos que se produzcan en esta "región olvidada por el mundo exterior".