• Página principal
  • News
  • Filipinas: indignación internacional por el intento de asesinato extrajudicial de dos afiliados a un sindicato de educación

Filipinas: indignación internacional por el intento de asesinato extrajudicial de dos afiliados a un sindicato de educación

Un hombre y una mujer miembros de la Alliance of Concerned Teachers, organización de Filipinas afiliada a la Internacional de la Educación, fueron objeto de un ataque armado en su escuela. La mujer sufrió múltiples heridas de bala y se encuentra hospitalizada, y el sindicato ha informado que las fuerzas de la policía la mantienen presa en el hospital.

Tiroteo contra docentes en un aula  
 
La mañana del 15 de octubre, los docentes Zhaydee y Ramil Cabañelez se encontraban en su aula cuando recibieron varios disparos a manos de unos hombres enmascarados delante de sus alumnos. Ramil salió ileso, pero su esposa Zhaydee recibió seis tiros y fue trasladada al hospital, donde está recibiendo atención médica.  
 
Zhaydee y Ramil Cabañelez son docentes afiliados a la Alliance of Concerned Teachers (ACT) de Filipinas. En 2016, Zhaydee recibió el premio al maestro destacado Outstanding Teacher Award por parte del Ministerio de Educación. Ambos son unos de los pocos docentes que han decidido residir a tiempo completo en su aislada comunidad para impartir educación. 
 
 
 
Rehenes en el hospital 
 
Según la Alliance of Concerned Teachers, los dos docentes permanecen retenidos como rehenes en la habitación del hospital, en la ciudad de Valencia, y se les está denegando el derecho a recibir visitas. Así pues, el 23 de octubre, ocho agentes de la policía apostados en el hospital impidieron que varios miembros de la ACT y del personal de la Comisión de Derechos Humanos efectuaran una visita solidaria, a pesar de haberla concertado el día anterior con Ramil Cabañelez. La pareja necesita desesperadamente apoyo moral, económico y jurídico por parte de sus compañeros y compañeras. 
 
Sin embargo, las fuerzas de la policía permitieron el acceso de un periodista de una agencia de noticias del Gobierno. La pareja informó a su sindicato que el periodista dio información errónea sobre ellos y que manipuló sus declaraciones para desmentir la afiliación de ambos a la ACT.  
 
La atención de la policía parece estar centrada en mantener a las dos víctimas aisladas, en lugar de investigar e identificar a los perpetradores del crimen. Los padres de los alumnos han señalado a la ACT que la policía no se personó en la escuela y que los alumnos fueron quienes recogieron los casquillos de las balas abandonados en la escena del crimen.  
 
 
 
Enérgica condena por parte del movimiento sindical  
 
Desde finales de 2018, los miembros de la ACT han sido objeto de caracterizaciones, difamación, denigración, acoso, intimidación y amenazas auspiciados por el Estado. Todo esto se inscribe en una tendencia más amplia en la que los movimientos progresistas y los críticos de la Administración Duterte se encuentran sistemáticamente en el punto de mira. 
 
David Edwards, secretario general de la Internacional de la Educación, ha declarado: “Estas vulneraciones flagrantes de los derechos humanos y sindicales tienen que cesar de inmediato. El movimiento sindical internacional y el mundo en general no lo pueden tolerar. Nos solidarizamos plenamente con nuestros compañeros de Filipinas y solicitamos a la comunidad internacional que tome medidas urgentes contra el Gobierno de Duterte. Están en juego vidas inocentes”. El movimiento sindical internacional se está movilizando para llevar a cabo un día especial de acción en solidaridad con los compañeros y compañeras de Filipinas el próximo 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos. 
 
El 25 de octubre la ACT organizó una rueda de prensa y publicó una declaración oficial sobre el ataque contra Zhaydee y Ramil Cabañelez y la posterior acción policial. Raymond Basilio, secretario general de la ACT, declaró:  
 
“La ACT denuncia estos graves ataques a nuestras filas. Como profesionales de la educación, es nuestra máxima obligación defender los derechos humanos y mantener la paz, la justicia y la democracia. Reclamamos a las fuerzas de seguridad del Estado que se alejen de nuestros docentes y nuestras escuelas. Imploramos a la policía que haga su trabajo y lleve a cabo una investigación seria y concienzuda sobre este caso, y que persiga a los autores del crimen. Solicitamos a todas las instituciones gubernamentales pertinentes que hagan todo lo posible para proteger al matrimonio Cabañelez de las constantes amenazas y ataques y que garanticen su seguridad y bienestar. Nos mantendremos firmes en esta lucha hasta que se haga justicia para nuestros compañeros y compañeras”.