Irak: Los docentes se unen a la manifestación nacional

El Iraqi Teachers’ Union convocó una huelga de cuatro días que comenzó el 28 de octubre en solidaridad con los manifestantes que instan a las autoridades públicas a ofrecer empleo, a prestar servicios públicos de calidad y a acabar con un sistema político que les ha fallado.

El Iraqi Teachers’ Union (ITU) informó a la Internacional de la Educación (IE) que, desde que comenzó la ola de disturbios en el país, han muerto más de cien personas y miles han resultado heridas en la capital, Bagdad, cuando las fuerzas de seguridad reprimen enérgicamente a los manifestantes. 

 

Como docentes y sindicalistas, los dirigentes y miembros del ITU participan y apoyan estas manifestaciones pacíficas. Además, el sindicato de la educación respalda plenamente a los manifestantes y sus demandas legítimas, que resultan esenciales para garantizar unas condiciones de vida dignas. 

 

Por lo tanto, el ITU exige a su gobierno que: 

  • Abruna investigación acerca del asesinato de manifestantes y las fuerzas de seguridad; y responsabilice a quienes hayan cometido tales crímenes; 

  • Dimita tras su incapacidad de cumplir las peticiones del pueblo iraquí; 

  • Introduzca enmiendas a la constitución para prohibir los nombramientos gubernamentales basados en cuotas sectarias o étnicas (conocidas como Al Mohassassa), en lugar de en méritos; 

  • Garantice la independencia del sistema judicial iraquí; 

  • Ponga fin a la corrupción estatal generalizada; 

  • Deje de conceder privilegios a la élite, como salarios injustificados y múltiples; y 

  • Ponga en marcha una nueva comisión electoral autónoma. 

 

El ITU ha avisado de que los docentes iniciarán una huelga indefinida si el gobierno no responde adecuadamente a las peticiones del pueblo iraquí. 

 

Asimismo, el sindicato solicita a la comunidad internacional, especialmente a las Naciones Unidas, que exija al gobierno de Iraq que proteja los derechos de los manifestantes pacíficos y ponga fin a las flagrantes violaciones de la libertad de asociación y de reunión. 

 

"Instamos al gobierno iraquí a que cese su brutal represión contra los manifestantes, una represión que vulnera las propias leyes laborales del país, así como sus obligaciones como estado miembro de la Organización Internacional del Trabajo", ha declarado David Edwards, secretario general de la Internacional de la Educación, en apoyo del ITU y el pueblo iraquí. "El gobierno iraquí debe escuchar esas legítimas peticiones y abordar los factores políticos, económicos y sociales en los que radica el descontento de los ciudadanos".