Honduras: programa de apoyo a educadores para paliar la crisis del COVID-19

Los docentes hondureños tendrán un apoyo extra por parte de su sindicato en forma de ayudas económicas para mayores y embarazadas, en un esfuerzo solidario del magisterio por paliar la crisis sobrevenida por el cierre de centros educativos.

El sindicato de la educación hondureño COLPROSUMAH, afiliado a la Internacional de la Educación, ha lanzado un programa de solidaridad para con los docentes más vulnerables en el contexto de la crisis provocada por la expansión del COVID-19 en el país. El cierre de centros educativos, que durará inicialmente un mes, es una de las medidas principales adoptadas por el gobierno hondureño para frenar el contagio de la enfermedad, con un impacto sobre las comunidades educativas, los docentes y sus familias. El resto de sectores de actividad del país se encuentran también fuertemente afectados, con un cese casi total de la actividad económica.

Medidas de solidaridad sindical

COLPROSUMAH ha establecido un programa de bonos a personas mayores de 58 años y otro programa de bonos destinado a madres recientes o a embarazadas que se encuentren en el último trimestre. Además, se ha lanzado un programa de créditos para afiliados y otro de asistencia para cubrir gastos médicos de aquellos afiliados que se contagien con COVID-19. En este marco de acciones de solidaridad el sindicato también distribuirá alimentos entre personas afiliadas afectadas.

Las acciones sobre el terreno para asistir a afiliados y afiliadas se completarán con una campaña mediática en la que se insta a los afiliados y afiliadas a respetar el aislamiento. Las comunicaciones tienen lugar mediante grupos de WhatsApp y un programa diario de radio.

El sindicato está además negociando con el gobierno la prórroga de los contratos de docentes interinos, que finalizaban en el mes de marzo, para que sean reconducidos hasta el mes de mayo.