Reino Unido: La reapertura de las escuelas sigue siendo motivo de preocupación

Los sindicatos de la educación del Reino Unido han expresado su profunda preocupación por la reapertura de las escuelas y las instituciones educativas prevista para el mes de septiembre.

NASUWT: Hace falta un plan nacional coordinado para garantizar la reapertura completa y segura de todas las escuelas
 
Los docentes y los directores de los centros escolares han planteado sus dudas al Departamento de Educación con respecto a la financiación adicional necesaria para las escuelas, la protección del personal vulnerable y las medidas de limpieza suplementarias.
 
El 8 de julio, el Secretario General de NASUWT, el Dr. Patrick Roach, insistió en que su sindicato “reconoce la importancia de que las escuelas vuelvan a abrir sus puertas a todos los niños y niñas tan pronto como sea seguro hacerlo. El Secretario de Educación, Gavin Williamson, debe elaborar un plan nacional coordinado para garantizar la reapertura completa y segura de todas las escuelas en septiembre”. 
 
Añadió que las autoridades públicas deben abordar, con carácter urgente, las numerosas cuestiones prácticas y logísticas que han planteado los docentes y los directores de los centros escolares de todo el país.
 
“Las escuelas disponen solo de unas pocas semanas antes de cerrar para las vacaciones de verano”, señaló. “Los docentes y directores de los centros escolares necesitan que el Departamento de Educación (DfE) les aclare urgentemente si van a poder cumplir con las directrices de reapertura previstas para el mes de septiembre de una manera consistente y segura”.
 
El líder de NASUWT también ha enviado una carta al Secretario de Educación en la que pide claridad al DfE en caso de que se confirme la existencia de un caso de COVID-19 en una escuela y que se garantice que los docentes se incluyan entre los beneficiarios de pruebas prioritarias de COVID-19.
 
NEU: Los educadores necesitan contar con directrices claras basadas en pruebas científicas
 
Al comentar las directrices publicadas por el Departamento de Educación el 2 de julio, destinadas a preparar las escuelas para su plena apertura a partir del mes de septiembre, el Secretario General Adjunto del National Education Union (Sindicato Nacional de Educación - NEU), Kevin Courtney, insistió en que “todos deseamos ver una vuelta a la escuela completa para todos los alumnos y alumnas a partir del mes de septiembre, pero esta debe ser segura, estar bien planificada y responder a sus intereses a corto y largo plazo. La prueba decisiva para los dirigentes de las escuelas, los docentes, el personal de apoyo y los padres por igual será disponer de una estrategia cuidadosamente diseñada que ponga fin a cualquier preocupación en materia de seguridad”.
 
Sin embargo, consideró que las directrices gubernamentales que se habían publicado “abordaban escasamente estas preocupaciones”. Por ejemplo, dijo, “el gobierno tiene que ser capaz de convencer al personal educativo de que se han tomado medidas suficientes para que trabajar en una clase de 30 niños y niñas o más sea ‘seguro desde el punto de vista de la COVID’ – sin distanciamiento social ni equipos de protección personal, y a menudo con una ventilación deficiente”.
 
En su opinión, “el gobierno debe, como mínimo, ser capaz de demostrar que Salud Pública de Inglaterra y el Grupo Asesor Científico para Emergencias están totalmente de acuerdo con ellos en que, cuando se apliquen las directrices en septiembre, se podrán gestionar las redes de transmisión y el personal vulnerable estará protegido”. Esto dependerá sin duda de que el número de casos sea inferior en septiembre al número de casos que hay ahora, reconoció.
 
Continuó señalando que las directrices ponen énfasis en las pruebas y el rastreo, pero los padres, los líderes escolares y los docentes se estarán preguntando “¿dónde están?”. Si bien NEU ha estado pidiendo desde el mes de marzo que se haga un seguimiento y un rastreo, el gobierno debe ser capaz de inspirar confianza en que el seguimiento, el rastreo y el aislamiento serán capaces de soportar toda la carga en septiembre, dijo Courtney. 
 
También expresó la preocupación de su sindicato por el hecho de que las autoridades públicas no tengan un plan B si estas directrices no funcionan o si el número de casos es más elevado en septiembre. Por ello, NEU elaboró un Plan de Recuperación de la Educación de 10 puntos, que insta al gobierno a encontrar más espacio en las aulas y a movilizar docentes suplentes, docentes principiantes que terminan sus estudios universitarios y a aquellos compañeros que han abandonado la profesión.
 
Courtney concluyó destacando que “necesitamos una ciencia mucho más clara, así como unas directrices basadas en la realidad, para que todos los alumnos y alumnas puedan volver a trabajar. Como siempre, NEU está dispuesto a hablar con el gobierno para encontrar la manera de seguir adelante”.
 
Pueden leer la Guía de la IE para la reapertura de escuelas e instituciones educativas aquí.