• Página principal
  • News
  • Irak: Seguridad y continuidad, elementos centrales de las pautas del KTU para el nuevo año escolar

Irak: Seguridad y continuidad, elementos centrales de las pautas del KTU para el nuevo año escolar

El Kurdistan Teachers’ Union (KTU) pretende asegurar la continuidad de la educación y mejorar los términos y condiciones laborales para el profesorado y el alumnado en sus propuestas para el año académico 2020-2021. Los planes del sindicato tienen como objetivo garantizar la salud y la seguridad en las escuelas y lograr una educación de calidad.

Los salarios, la seguridad y la revisión de los planes de estudio, de los horarios y de los programas curriculares son aspectos centrales de las propuestas del KTU para el próximo curso académico.
 
“Sabemos que la pandemia de COVID-19 ha tenido repercusiones negativas en todos los aspectos de la vida, especialmente en el proceso educativo”, afirmó el presidente del KTU, Abdalwahed M. Haje. “No debemos permanecer desesperados frente a esta pandemia y esperar a que el destino reduzca su impacto o la remedie”.
 
Según Haje, los miembros del KTU deben mostrarse proactivos, trabajar duro a nivel local y buscar soluciones efectivas para proteger la salud y el proceso educativo.
 
Propuestas claves del KTU
 
Para continuar de la mejor manera el proceso educativo, el KTU propone las siguientes medidas:
  • Los salarios del personal educativo deben pagarse cada 30 días, sin deducciones, con el fin de garantizar la motivación y la continuidad del horario escolar según sea necesario.
  • Debe protegerse la seguridad tanto del alumnado como del profesorado. Ello requiere entornos seguros de aprendizaje y enseñanza, mediante la limpieza, la fumigación y la organización de las aulas, de las salas de profesores y de los despachos de dirección, además del distanciamiento físico y el tiempo de estudio necesarios. Por ejemplo, se puede aumentar el número de clases o dividir al alumnado en dos turnos. Por otro lado, el KTU exige el suministro de mascarillas, guantes y materiales de esterilización, así como la presencia de un médico especialista en las instituciones educativas.
  • El programa curricular se debe evaluar a la luz de la pandemia de COVID-19. Por ejemplo, el plan de estudios podría centrarse en temas importantes, primordiales. Además, podrían anularse las actividades que no afecten al contenido del plan de estudios y que planteen dificultades para protegerse y mantener la distancia, como las actividades deportivas en grupo.
  • Los horarios de las clases deben modificarse. Conviene reducir el tiempo de las lecciones y desarrollar las relaciones entre el profesorado y el alumnado mediante la comunicación a través de las redes sociales u otros medios electrónicos, así como otros métodos. Debe ser posible implementar un sistema mixto que complete lo que se estudie en el aula a través de métodos electrónicos de aprendizaje y enseñanza.
  • Deben aplicarse nuevos planes de estudio y nuevos métodos de evaluación. El ministerio y las partes interesadas podrían facilitar que el profesorado reciba una formación en aprendizaje electrónico y clases en línea. También se debe tener en cuenta la experiencia del docente, proporcionarle un acceso permanente a Internet y equipar las aulas con smartphones, tabletas y ordenadores portátiles.
  • Deben implementarse plenamente las directrices nacionales e internacionales para la eliminación de la pandemia de COVID-19. Se debe prestar mucha atención a los métodos para prevenir el contagio y promover la investigación relacionada con la pandemia por parte de la comunidad sanitaria y los especialistas. Además, se deben realizar esfuerzos para garantizar la seguridad de todas las personas, especialmente en las instituciones educativas.
  • Deben tenerse en cuenta los conocimientos y la experiencia de las organizaciones internacionales, las instituciones privadas y las organizaciones de docentes.