• Página principal
  • News
  • “Docentes: líderes en tiempos de crisis, reinventando el futuro”. Celebración del Día Mundial de los Docentes 2020

“Docentes: líderes en tiempos de crisis, reinventando el futuro”. Celebración del Día Mundial de los Docentes 2020

El Día Mundial de los Docentes fue creado por la Unesco en 1994 para conmemorar el aniversario de la adopción de la Recomendación conjunta de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Unesco relativa a la situación del personal docente (1966) y, posteriormente, la Recomendación de la Unesco relativa a la condición del personal docente de la enseñanza superior (1997). En 2020 esta jornada se ha celebrado en el marco de breves sesiones virtuales entre el 5 y el 12 de octubre.

Las sesiones se organizaron en torno a una serie de temas y regiones. De manera similar al evento del Día Mundial del Docente de la Internacional de la Educación, cuyo tema fue “Asumir el liderazgo”, las reuniones de la Unesco se celebraron bajo el tema “Docentes: líderes en tiempos de crisis, reinventando el futuro”. Estas sesiones destacaron en el liderazgo de los docentes durante la pandemia del coronavirus. La Unesco, junto con la OIT, Unicef y la Internacional de la Educación, acordaron una declaración conjunta con el mismo tema para el Día Mundial de los Docentes 2020.
 
Según la Unesco, casi la mitad de la población estudiantil mundial carece de acceso a Internet y, en ocasiones, sus posibilidades de utilizar otras tecnologías de aprendizaje a distancia son limitadas. Las sesiones incluyeron debates centrados en el retraso causado por la pandemia en lo que respecta al cumplimiento de las metas del Objetivo de Desarrollo Sostenible 4 sobre educación, y en la necesidad de acelerar los progresos después de la pandemia. También se abordaron los peligros psicosociales que conlleva esta situación para el personal docente.
 
Asimismo, se produjo el debate sobre la necesidad de una mayor y mejor formación docente, en particular en los países en desarrollo, para garantizar una educación de calidad. Algunos países han tratado de colmar la carencia de docentes cualificados con “paraprofesionales” y voluntarios comunitarios. Igual de peligrosa puede ser la tentación de intentar desprofesionalizar aún más a los docentes acelerando el uso de las tecnologías, en particular de la inteligencia artificial. Las alternativas a ese enfoque, según se señaló, requieren un mayor liderazgo por parte del personal docente a la hora de dar forma al futuro de la educación.
 
En una reseña para el debate en el contexto de las Recomendaciones de 1966 y 1997, la Unesco expresó lo siguiente:
“Los docentes se enfrentan a otros desafíos más allá de la crisis actual —entre otras—; por lo general, el comienzo del siglo XXI no ha sido una época fácil para ser docente. Se ha producido, sin lugar a dudas, un declive en la categoría de la profesión docente a escala mundial y una disminución del respeto hacia los docentes en términos generales”.
 
Varios representantes de la Unesco participaron en el maratón de la Internacional de la Educación, y Fred van Leeuwen, secretario general emérito de la Internacional de la Educación, pronunció un discurso en la sesión de apertura de la reunión de la Unesco. Van Leeuwen describió algunas de las conclusiones de la encuesta de la Región Africana de la Internacional de la Educación sobre la enseñanza durante la pandemia publicada el Día Mundial del Docente, que mostraba que durante la pandemia “no se había desarrollado un aprendizaje significativo”. También invitó a los más de 500 participantes de la reunión a sintonizar con el evento del Día Mundial del Docente de la Internacional de la Educación “Asumir el liderazgo”. En cuanto a la educación durante la pandemia, Van Leeuwen citó algunas conclusiones extraídas.
 
“Una de las lecciones que hemos aprendido es que los países que cuentan con unos sistemas sólidos de escuelas públicas están haciendo frente a la crisis mucho mejor que aquellos cuya enseñanza se ha subcontratado al sector privado. Al igual que la atención sanitaria, la educación es un bien público vital que no debe ponerse a merced de los mercados”.
 
“Es necesario que los Gobiernos asuman su plena responsabilidad y, en la medida de lo posible, que garanticen un retorno seguro al aprendizaje presencial en las escuelas. Les pedimos que se adhieran a la Organización Mundial de la Salud, a la Unesco y a nuestras propias recomendaciones en lo referente a la reapertura de las escuelas. Sabemos que, manteniendo un diálogo continuo con los docentes a través de sus sindicatos, se pueden desarrollar planes que sean justos, seguros y viables”.
 
Pueden consultarse las observaciones completas del secretario general Fred van Leeuwen en este enlace.