• Página principal
  • News
  • Taiwán: Nueve de cada diez docentes alegaron sobrecarga de trabajo con el nuevo plan de estudios

Taiwán: Nueve de cada diez docentes alegaron sobrecarga de trabajo con el nuevo plan de estudios

Una encuesta de la National Teachers’ Association (NTA) de Taiwán ha puesto de manifiesto que el 92% de docentes de secundaria han sufrido una sobrecarga de trabajo y han solicitado ayuda al Gobierno.

La sobrecarga de trabajo se atribuyó a las directrices del nuevo plan de estudios de 2019, que planteaban un cambio de enfoque de los programas de estudios para cerca de 620 000 estudiantes de centros de primaria y secundaria en Taiwán. Las directrices, que entraron en vigor en agosto, modificaron el diseño de los cursos hacia el aprendizaje basado en el desarrollo de competencias. Su aplicación ha generado nuevos retos tanto para el profesorado como para el alumnado.
 
La encuesta de ámbito nacional de la NTA sobre las condiciones de trabajo de los profesores y las profesoras de secundaria recibió 1500 respuestas de docentes y de equipos directivos de centros de educación secundaria superior. El cuestionario se centraba en tres ámbitos: las condiciones de trabajo del profesorado, las dificultades a las que se enfrentó el personal de administración escolar y la ayuda requerida. La encuesta tenía por objeto recopilar información sobre las condiciones de trabajo, servir de altavoz al personal docente y recomendar mejoras al Gobierno.
 
Directrices del nuevo plan de estudios del 2019
 
Las directrices del nuevo plan de estudios exigen la incorporación y el uso de conocimientos informáticos en todas las asignaturas, en lugar de restringirse a una clase concreta a la semana. Además, indican que las lenguas que hablan los inmigrantes, vietnamitas en su mayoría, deben impartirse obligatoriamente junto con los idiomas nativos en las escuelas primarias. En el caso de la enseñanza secundaria, un tercio de todos los cursos debe ser de carácter optativo para estimular las competencias del alumnado en diferentes áreas. Además, para acceder a la enseñanza superior todos los estudiantes tienen que publicar una carpeta digital con una lista individual y completa de los cursos en línea a los que han asistido.
 
Carga de trabajo
 
Para satisfacer las directrices, tres cuartos (78,5%) de los docentes y de las docentes encuestados indicaron que el trabajo de preparación se incrementó de manera considerable porque tenían que desarrollar materias o programas nuevos en un plazo muy corto.
 
Siete de cada diez docentes tuvieron dificultades a la hora de certificar las carpetas digitales del alumnado y el 62% las tuvieron en lo relativo a determinar preguntas de exámenes y corregir trabajos. En concreto, los docentes trabajaron 4,65 horas lectivas más de media e indicaron que sus condiciones de trabajo se habían visto seriamente mermadas. Los estudiantes también se vieron afectados por tener que pasar inevitablemente más tiempo en el centro para conocer mejor el sistema nuevo y adaptarse a él.
 
Administración escolar
 
En lo que respecta al personal de administración escolar, el 84% de los encuestados indicaron que fue complicado diseñar nuevas materias o cursos, así como contratar o reubicar al profesorado adecuado. Casi el 30% indicaron que el equipo informático y los materiales pedagógicos requeridos seguían siendo insuficientes, en especial por lo que respecta a la infraestructura para la comunicación, como una conexión estable a internet. También señalaron que el ancho de banda debía aumentar para garantizar una mejor conexión, ya que algunos cursos y tareas se publicaban en línea.
 
Ayuda del Gobierno
 
En una pregunta de seguimiento de un investigador de la NTA, los docentes dieron una clara prioridad al apoyo gubernamental. De hecho, el 71% exigían más personal de apoyo educativo, el 68,5% solicitaban que la proporción de estudiantes por docente fuese menor y el 44,3% pedían un aumento del presupuesto.
Los docentes indicaron que estos cambios eran esenciales para conseguir una educación de calidad y que revestían la suficiente importancia como para merecer una atención inmediata por parte de las autoridades educativas. De lo contrario, no solo empeorarán las condiciones de trabajo del personal docente, sino que se comprometerá el derecho del alumnado a la educación.
 
La NTA ha instado al Gobierno a que adopte las medidas necesarias y modifique la legislación para satisfacer las necesidades del profesorado. De este modo, el sistema educativo avanzará hacia la consecución del objetivo fundamental de las directrices del nuevo plan de estudios: mejores condiciones de trabajo para los docentes y educación de calidad para los estudiantes.