• Página principal
  • News
  • Zimbabue: el Gobierno debe pagar salarios decentes al personal docente para que vuelva al trabajo

Zimbabue: el Gobierno debe pagar salarios decentes al personal docente para que vuelva al trabajo

La Zimbabwe Teachers’ Association (ZIMTA) y el Progressive Teachers' Union of Zimbabwe (PTUZ) se enfrentan al Gobierno por los salarios y la “incapacitación” de los docentes y las docentes, que siguen sin impartir clase. Han instado al Gobierno a mejorar la oferta financiera presentada a los docentes y las docentes para que regresen al trabajo.

Declaración sobre los salarios 
 
Según la ZIMTA, el secretario de la Comisión de Servicios Públicos presuntamente publicó en las redes sociales una declaración sobre la remuneración del personal docente. 
 
El presidente de la ZIMTA, Richard Gundane, ha hecho hincapié en que su sindicato no puede ni confirmar ni desmentir la autenticidad de la declaración oficial del Gobierno. 
 
Sin embargo, no se refirió a la declaración “como una postura pública del autor con la intención de refutar y rechazar los salarios de los educadores y las educadoras”. Respecto de las negociaciones mantenidas sobre los salarios del personal docente, Gundane dijo que “la declaración del secretario no refleja nada nuevo, sino que confirma la controvertida oferta de 40 por ciento que se presentó” en una reunión reciente.  
 
Para Gundane, una lectura exhaustiva de las cifras relativas a los salarios indica que se trata del “total de un salario de septiembre más la oferta rechazada de 40 por ciento, además de una asignación por la COVID-19 de 75 dólares estadounidenses (63 euros)”. Añadió que la asignación por la COVID-19 es una “oferta compasiva, hasta ahora no pensionable, lo que significa que el valor real, excluyendo la suma otorgada por compasión, es el salario actual más 40 por ciento”. 
 
Explicó que, si las autoridades públicas no mejoran la oferta, ningún docente ganará más de 4.900 dólares zimbabuenses (aproximadamente 51 euros) en concepto de emolumentos pensionables. 
 
Salarios decentes 
 
La ZIMTA ha pedido a sus afiliados y afiliadas que ejerzan presión sobre el Gobierno y se declaren “incapacitados”.  
 
“El personal docente necesita salarios decentes para trabajar”, insistió el dirigente sindical. “El personal docente merece mejores condiciones de trabajo para estar motivado. Los profesores y las profesoras quieren tener un comportamiento profesional y deberían ser remunerados para eliminar la ‘incapacitación’”. 
 
“Incapacitación” del personal docente 
 
Según explicó Gundane en una declaración del 13 de octubre, la “incapacitación” ha sido “calificada de forma desafortunada, y en algunos casos maliciosa, como un ‘bloqueo laboral’, una ‘huelga’ o una ‘acción laboral’”.  
 
Sin embargo, reconoce que ninguno de estos términos describe la situación del personal docente. En su opinión, la “incapacitación” describe la situación económica de un trabajador generada por un agente externo. “El entorno externo, controlado por el empleador, crea esta situación hostil/desagradable”, dijo. 
 
No están en huelga 
 
Para la ZIMTA, los docentes y las docentes no están en huelga, sino “incapacitados”. 
 
El sindicato también subrayó que las medidas siguientes no conseguirán que el personal docente regrese a las aulas: 
  • Amenazas vinculadas al fanatismo político  
  • Incentivos simbólicos
  • Aplicación inadecuada de las normativas 
  • Apelación a las simpatías y emociones 
“Todas estas tácticas no superan la prueba de la sostenibilidad ni de la razón”, dijo Gundane. Instó a los afiliados y las afiliadas de la ZIMTA “a demostrar al país, con imparcialidad, que queremos estar ‘capacitados económica y financieramente’ antes de regresar al trabajo y hacer lo que más nos gusta: educar al país (el lema del sindicato de docentes). Sin remuneración seguiremos incapacitados”. 
 
No hay una negociación colectiva real, sino una “farsa de proceso” 
 
El secretario general del PTUZ, Raymond Majongwe, también señaló que el Gobierno parece dar prioridad a otras categorías de trabajadores y empleados en lugar del personal docente, como el personal penitenciario, de policía o en el ejército. Reciben un trato mejor que el profesorado. 
 
“¿Por qué el Gobierno hace esto de forma selectiva?”, preguntó. A su parecer, “se está empobreciendo deliberadamente al personal docente y nos preguntamos cuál es el motivo. ¿Por qué el Gobierno se niega actualmente a dialogar con el personal docente como una entidad independiente, de la misma manera que lo hace con el personal médico, como un grupo de interés especial?”. 
 
Destacó que, para el PTUZ, la verdadera crisis es que no hay negociación colectiva. 
 
“Existe una ‘farsa de proceso’ a través del Consejo Apex creado en 1997, donde se niega a los docentes y las docentes la oportunidad de dialogar con el Gobierno, como todo el mundo ha hecho”, lamentó Majongwe. Dijo que ese es el origen de la “incapacitación” del personal docente. 
 
Añadió que, aunque el Consejo de Consumidores, declaró que el personal docente necesita 21.000 dólares zimbabuenses (221 euros aproximadamente) para sobrevivir, el Gobierno dijo que ha mejorado sus salarios a 12.000 dólares zimbabuenses (125 euros aproximadamente). 
 
“¿Por qué intentan denigrar a los docentes y las docentes ante el país?”, preguntó también el dirigente del PTUZ. Insistió en que “si el Gobierno fuera honesto y sincero, al menos habría propuesto un salario decente que se ajuste a lo que estipula su propio ‘perro guardián’, el Consejo de Consumidores de Zimbabue”.