• Página principal
  • News
  • La Internacional de la Educación lanza una guía de evaluación de la equidad educativa en el marco de la pandemia de COVID-19

La Internacional de la Educación lanza una guía de evaluación de la equidad educativa en el marco de la pandemia de COVID-19

Para abordar las fuertes preocupaciones que han surgido en todo el mundo sobre las brechas en equidad en la educación como resultado del cierre de escuelas y otros entornos educativos debido a la pandemia de COVID-19, la Internacional de la Educación ha publicado una guía dirigida a sus afiliadas en la que se detalla cómo evaluar la equidad, a medida que los entornos educativos se han reabierto o se van a reabrir. La Guía es una herramienta para apoyar a los sindicatos de la educación a la hora de promover que se lleven a cabo evaluaciones de equidad tanto a nivel de los centros como de los sistemas educativos.

La pandemia de COVID-19 ha provocado cierres de escuelas sin precedentes que han afectado a más de 1.500 millones de estudiantes en todo el mundo. Sin embargo, el impacto de la pandemia no ha sido igual en todas partes, y el estudiantado vulnerable y desfavorecido se ha visto afectado de manera desproporcionada por la crisis mundial resultante en la enseñanza y el aprendizaje. La COVID-19 no ha causado, pero ha profundizado, las desigualdades estructurales ya existentes en los sistemas educativos de todo el mundo. Las evaluaciones o auditorías de equidad son fundamentales para un análisis profundo de las repercusiones de los cierres y reaperturas totales y parciales en el estudiantado y en los/as docentes. 

Con el fin de apoyar a sus organizaciones miembros para que aboguen eficazmente por las auditorías de equidad, la Internacional de la Educación ha publicado “Auditoría de la equidad educativa a la luz de la pandemia Covid-19, Una guía para los sindicatos de la educación. La guía destaca la importancia de las auditorías de equidad para permitir que las instituciones y sistemas educativos se adapten más eficazmente a una "nueva normalidad" en el marco de la COVID-19 y también para abordar las estructuras arraigadas de desigualdad que durante mucho tiempo han impedido a los países garantizar el derecho universal a la educación. 

Los sindicatos de la educación se encuentran en una posición única para evaluar en qué medida los problemas de equidad en la educación han aumentado como resultado de la crisis sanitaria. Por consiguiente, deberían estar plenamente incluidos en el diseño y la realización de las auditorías de equidad en todos los sistemas e instituciones de la educación.

La guía de la Internacional de la Educación proporciona una lista de áreas que una auditoría de equidad puede explorar, incluyendo las medidas tomadas para adaptar los sistemas educativos a las condiciones de la pandemia, las medidas de seguridad adoptadas cuando las escuelas volvieron a abrir, el aprendizaje de los estudiantes durante la pandemia, el apoyo a los estudiantes y a las familias, la capacitación y el apoyo al personal y las condiciones de trabajo de los educadores.  

La guía también llama la atención sobre el hecho de que los tipos de discriminación -que llevan a resultados no equitativos en la educación- rara vez se basan en un solo factor. Por lo tanto, en la auditoría de la equidad, es imperativo explorar y analizar los factores múltiples e interrelacionados en la vida de las personas y grupos de individuos que conducen a la discriminación dentro de la educación. Entre ellos figuran, entre otros, la capacidad/discapacidad, la edad, el origen étnico, el género, la identidad de género, la ubicación, la situación migratoria, la etnia, la situación socioeconómica y la orientación sexual. 

Las organizaciones miembros de la Internacional de la Educación debatirán la nueva guía y las cuestiones de equidad en el sector en un seminario web que tendrá lugar hoy.

David Edwards, Secretario General de la Internacional de la Educación, declaró: "Como defensores del derecho humano a la educación y del derecho humano al trabajo decente, los sindicatos de la educación tienen un papel fundamental que desempeñar a la hora de exigir que la equidad en el sector de la educación se audite en el marco de la pandemia de COVID-19. Se trata de un primer paso esencial para reconstruir nuestros sistemas educativos para que nadie sea dejado de lado. Nuestro objetivo es no volver a la normalidad porque la normalidad nunca fue lo suficientemente buena. Necesitamos hacerlo mejor".