• Página principal
  • News
  • Jordania: La Internacional de la Educación condena la disolución de un sindicato de docentes y la detención de sus líderes

Jordania: La Internacional de la Educación condena la disolución de un sindicato de docentes y la detención de sus líderes

[Actualización] La Internacional de la Educación pide a trabajadores y sindicalistas que insten a las autoridades jordanas a detener de forma inmediata el acoso a los líderes de la Jordanian Teachers Federation (Asociación de Docentes de Jordania, JTA) y que cese la amenaza contra la misma existencia del sindicato. Al menos 18 docentes afiliados a la JTA fueron detenidos en Irbid (Jordania) el lunes 15 de febrero.

Los docentes y las docentes habían anunciado su intención de manifestarse pacíficamente contra la disolución de su organización y el acoso judicial al que se ha sometido a 13 miembros de la dirección de la organización de docentes. 
 
Con un uso excesivo y desproporcionado de la fuerza, la policía rodeó y cerró el área cercana a la rotonda de la Cultura, donde se encuentran las oficinas de la sección sindical de la provincia de Irbid, para impedir que se llevara a cabo la marcha de protesta. Los docentes y las docentes que trataron de reunirse a pesar de la presencia policial fueron detenidos. 
 
Entre las personas detenidas se encuentran dos miembros de la dirección de la JTA, Ghaleb Abu Qadi y Mutassim Al-Bashtawi, así como el jefe de la sección sindical en Irbid, Sharaf Obeidat. 
 
La IE reafirma su llamamiento a la solidaridad con la JTA y los docentes y las docentes de Jordania. Pedimos a todas las organizaciones miembro de la IE que actúen urgentemente: 
 
Contexto
 
El 31 de diciembre los tribunales de Amán autorizaron la disolución de la JTA y la detención de los 13 miembros de la junta de esta asociación de docentes durante un año. Los líderes sindicales detenidos han sido puestos en libertad bajo fianza y la junta de la JTA ha recurrido la decisión judicial.
 
Según la Internacional de la Educación, esta disolución es ilegal y se debe a una interpretación inadecuada de las disposiciones legales. Además, la sentencia contra los miembros de la junta es injusta porque se les impidió presentar pruebas contra los cargos que se les imputaban.
 
Petición de LabourStart
 
La Internacional de la Educación anima a firmar esta petición de LabourStart en la que se exige que los docentes y trabajadores del sector educativo de Jordania puedan ejercer sus derechos fundamentales íntegramente.
 
Las autoridades jordanas deben dejar de hostigar a los líderes de la JTA. Por otra parte, la Internacional de la Educación considera que esta organización profesional legítima no debería disolverse por el simple motivo de que sus exigencias no convengan a las autoridades. 
 
La Internacional de la Educación se reafirma en el hecho de que los trabajadores deberían poder disfrutar de libertad de asociación y de su derecho a la negociación colectiva, garantizados por la constitución nacional así como por los tratados internacionales suscritos por el país jordano.
 
Acoso continuo al sindicalismo del sector educativo
 
Por desgracia, estas acciones son solo los últimos acontecimientos de una serie de medidas que han tomado las autoridades jordanas contra los docentes sindicalistas.
 
Por ejemplo, en octubre de 2020, también prohibieron una conferencia de prensa pública de la JTA en la que se iba a llevar a cabo un debate sobre la situación de la educación en Jordania y las condiciones laborales del profesorado. Otro de los objetivos de dicha conferencia consistía en contactar con miembros de la JTA, dado que la organización se había visto obligada a cerrar durante dos años. Las fuerzas de seguridad ejecutaron dicha prohibición a través de una orden del gobernador de Amán que impedía la celebración de la conferencia de prensa del sindicato.
 
En agosto de 2020, después de que una campaña mundial conjunta pusiera de manifiesto su situación, se excarceló a los miembros de la junta de la JTA que llevaban en prisión desde julio. Dichos líderes fueron arrestados por las fuerzas de seguridad el 25 de julio, y la Internacional de la Educación había exigido al gobierno jordano la liberación de estos sindicalistas.