• Página principal
  • News
  • La COVID-19 sigue teniendo consecuencias en las condiciones de trabajo en el sector educativo

La COVID-19 sigue teniendo consecuencias en las condiciones de trabajo en el sector educativo

Un seminario web organizado recientemente por la Internacional de la Educación ha puesto de manifiesto el recrudecimiento de las desigualdades en el sector educativo. Durante el seminario web las afiliadas tuvieron la oportunidad de intercambiar sus experiencias profesionales con el fin de mejorar las condiciones de trabajo del personal docente, el personal académico y el personal de apoyo educativo. El objetivo del seminario era informar sobre el trabajo de la Internacional de la Educación en este ámbito durante la actual crisis de salud pública.

IE: Reflexión colectiva sobre posibles respuestas y políticas para apoyar a los sindicatos de la educación
 
La secretaria general adjunta de la Internacional de la Educación, Haldis Holst, dio la bienvenida a más de 150 participantes de 55 países y destacó que este evento en línea era "una magnífica ocasión para compartir y aprender de los compañeros y compañeras de otros países". Tras un año de pandemia, también fue interesante "tener una visión general y compartir conocimientos sobre las repercusiones de esta pandemia en las condiciones de trabajo de nuestros miembros".
Holst animó a los participantes a leer las numerosas historias recogidas por la Internacional de la Educación sobre el impacto de esta crisis de salud pública en el personal docente y el personal de apoyo educativo. 
 
Aumento de las desigualdades
 
Holst citó el artículo de blog de Dianne Woloschuk, miembro del Consejo Ejecutivo de la Internacional de la Educación, "Adoptar un enfoque a largo plazo:ascender por la escalera de la igualdad de las mujeres": "Los efectos adversos de la pandemia no han sido pocos, sobre todo para las mujeres. Según ONU Mujeres, aunque ellas representan el 39 % de las personas que trabajan en todo el mundo, han sufrido el 54 % de la pérdida de empleo. El 70 % del personal de asistencia sanitaria y servicios sociales son mujeres. El cierre de las escuelas y los centros de enseñanza superior ha afectado de lleno al personal de apoyo educativo, al personal educativo de la primera infancia y a las mujeres del sector de la enseñanza superior".
 
Holst señaló que las desigualdades han aumentado durante la pandemia y que muchos derechos se encuentran amenazados, como es el caso del personal docente interino de Marruecos.
 
Hace un año, dijo, la Internacional de la Educación realizó una encuesta para evaluar los primeros efectos de la pandemia de COVID-19 en sus miembros y el personal docente. La encuesta mostró que la crisis de COVID-19 ha afectado de manera diferente a distintos grupos de miembros: el más afectado ha sido el personal educativo de los establecimientos privados, el personal de la educación superior y el personal de investigación, el profesorado suplente, el personal de la educación de la primera infancia y el profesorado inmigrante. 
 
Una encuesta más reciente de la Internacional de la Educación sobre el futuro del trabajo ha puesto de manifiesto las preocupaciones del personal educativo en relación con el mundo digital en el que trabajan, teniendo en cuenta el acceso a las herramientas digitales. "Sabemos que también existe una brecha entre aquellos que tienen acceso a estas herramientas y los que no. Sabemos que hay docentes y otro personal educativo que tienen que utilizar herramientas nuevas con las que nunca habían trabajado, que tienen que hacer frente al trabajo presencial y en línea, que tienen problemas para conciliar la vida laboral y privada y que temen por su salud. Sabemos que el personal educativo tiene más trabajo y más presión, y debemos preguntarnos cómo abordar esta situación como sindicatos y de qué herramientas disponemos para ayudar a nuestros miembros". 
 
Holst indicó que, si bien algunos sindicatos de la educación han conseguido abrir puertas que antes tenían cerradas, otros han visto cómo ahora se les cerraban más puertas que en el pasado. "Queremos recoger ideas sobre cómo abordar esta situación para conocer las oportunidades y los retos a los que nos enfrentamos", dijo.
 
América Latina: Sindicatos y ciudadanos luchan valientemente por sus derechos y por la educación
 
En su presentación, Fátima da Silva, vicepresidenta del Comité Regional de la Internacional de la Educación para América Latina, destacó que Brasil está sufriendo una ausencia de gobierno. El gobierno federal niega la pandemia y se comporta como si no existiera, dijo. 
 
"Si ahora hay menos muertes es porque el Tribunal Supremo ha exigido medidas descentralizadas. Era la única forma de proceder en Brasil para actuar contra la crisis de la COVID-19. Las más de 3000 muertes al día se deben a que Brasil es un Estado federal", dijo. 
 
Los estados del noreste de Brasil han formado un consorcio para luchar contra la pandemia, con científicos y otras entidades en materia de educación y empleo. 
 
El sindicato de Da Silva, la Confederação Nacional dos Trabalhadores em Educação (CNTE), está "luchando junto con padres, madres y alumnado para intentar
que se escuche nuestra voz con el fin de volver a la escuela de forma segura".
 
Hasta hoy, la élite exigía que la economía siguiera funcionando y se oponía a las medidas contra la propagación del virus adoptadas por las autoridades locales. Pero ahora, las personas con ingresos más altos están sufriendo la falta de camas en los hospitales y por fin están presionando al gobierno para que modifique su estrategia. 
 
"La única manera de tener otra política para salvar vidas en el país pasa por la desaparición del actual gobierno federal", declaró. "Estamos en conflicto con las autoridades, luchando a favor del poder ejecutivo, del poder judicial y del poder legislativo. Y en medio de esta lucha la gente se muere de hambre debido a los altos índices de desempleo".
 
Es un periodo difícil en cuanto a relaciones laborales, explicó. Se ha despedido a docentes en muchos municipios, con trágicas consecuencias en el sector privado de Brasil. Desde el punto de vista profesional, ahora el personal docente trabaja mucho más, y a veces sufre de agotamiento. 
 
Sin embargo, insistió en que todavía hay esperanza, y agradeció a la Internacional de la Educación y a sus afiliadas que exigieran un juicio justo y la liberación inmediata del expresidente brasileño Lula da Silva.
 
Da Silva concluyó diciendo que todas las personas de América Latina están luchando valientemente por sus derechos y por la educación.  
 
África: Lucha para garantizar una educación a distancia de calidad y el respeto de los derechos fundamentales
 
El presidente del Comité Regional Africano de la Internacional de la Educación (CRAIE), Christian Addai Poku, presentó los resultados de un estudio realizado para la región africana de la Internacional de la Educación, titulado "La COVID-19 y la educación: respuestas de los sindicatos de la educación". En la encuesta participaron 54 sindicatos de 34 países africanos.
 
El estudio demostró que:
  • casi todos los gobiernos decidieron cerrar las escuelas y los establecimientos de educación superior como parte de su estrategia para contener la propagación de la pandemia de COVID-19;
  • los programas de educación a distancia no han sido eficaces. Solo unos pocos privilegiados han tenido acceso a la educación en línea; 
  • la violencia sexual, los embarazos de adolescentes y los matrimonios precoces han aumentado; 
  • el profesorado carece de las competencias, la formación y el apoyo necesarios para impartir una educación y un aprendizaje a distancia y virtuales;
  • el diálogo social no siempre ha sido regular, serio o eficaz;
  • el personal docente y sus sindicatos han adoptado medidas concretas para responder a la crisis; 
  • los gobiernos han adoptado muy pocas medidas para garantizar la salud y el bienestar del personal docente, el personal de apoyo educativo y el alumnado.
 
El personal docente y el personal de apoyo educativo se han visto afectados en diversos grados en términos de salario y condiciones de trabajo, declaró Addai Poku. Asimismo, destacó que el 92 % de los sindicatos de la educación africanos organizaron actividades de sensibilización para sus miembros, el 72 % estableció un diálogo social con el gobierno y el 38 % desarrolló herramientas para sus miembros. 
 
Según Addai Poku, en la mayoría de los casos se consultó a los sindicatos africanos y en algunas ocasiones se tuvieron en cuenta sus opiniones.  
 
A continuación, condenó el aumento de los ataques a las escuelas y el secuestro de docentes, personal de apoyo educativo y estudiantes en Nigeria, Camerún y Etiopía. También mencionó los graves ataques a los derechos humanos y sindicales en Kenia y Yibuti.
 
Por otro lado, recordó que, en su última reunión, el CRAIE instó a los gobiernos regionales a actuar rápidamente para garantizar unas condiciones de vida y de trabajo dignas para el personal docente. El comité adoptó tres resoluciones claves para proteger la educación de calidad y al personal docente:
 
"La Internacional de la Educación debe seguir reforzando las capacidades de las organizaciones miembros y ofrecerles recursos, herramientas y datos, condenar los ataques a las escuelas, los secuestros de estudiantes y los asesinatos de docentes y personal de apoyo educativo, y presionar a los gobiernos para que actúen", declaró el dirigente de la educación africano.
 
También pidió a las afiliadas de la Internacional de la Educación que den prioridad a la renovación sindical y denuncien las agresiones a los sindicatos. 
 
Internacional de la Educación: Solidaridad 
 
Al resumir las principales conclusiones de esta reunión en línea, Holst explicó que la Internacional de la Educación "tomará todas sus aportaciones, las analizará y considerará lo que podemos hacer". 
 
Además, insistió en la necesidad de solidarizarnos unos con otros cuando nos encontremos en situaciones difíciles, tanto si se trata de particulares como de organizaciones afiliadas, como es el caso del Kenya National Union of Teachers, amenazado de disolución.
 
"Sigamos expresando los retos a los que nos enfrentamos unos y otros, sigamos apoyándonos, y seguiremos siendo fuertes juntos", concluyó.
 
Este ha sido el segundo de una serie de seminarios web organizados por la Internacional de la Educación estos últimos meses sobre cuestiones relacionadas con los efectos de la pandemia de COVID-19 en la educación. El tercer seminario web de la serie tendrá lugar el 6 de mayo y se centrará en las repercusiones de la pandemia en las condiciones contractuales del personal docente y del personal de apoyo educativo.