Hungría: los docentes reclaman su participación en las reformas

En una reciente declaración publicada por el Workers Councils’ Teacher Branch (KPSZ-KPT), una de las afiliadas nacionales de la IE, el sindicato ha informado sobre las enmiendas que se han previsto aplicar al sistema educativo húngaro y que entrarán en vigor en 2013.

El KPSZ-KPT señala que las reformas propuestas están enfocadas hacia una nueva política equilibrada, diciendo que la educación no es un servicio sino un deber público. El KPSZ-KPT ha subrayado no obstante la necesidad de entablar negociaciones genuinas con el Ministerio de Educación en lo referente a las enmiendas propuestas.

Reformas negociadas entre los sindicatos de la educación y el Gobierno

Las enmiendas que es preciso debatir entre los sindicatos de la educación y el Gobierno son sobre todo aquellas que dictan la división de las horas de trabajo de los docentes. Asimismo, las descripciones de las funciones de los docentes han de ser claras, y el Ministerio tiene que contratar a un número sufriente de docentes para garantizar una educación pública de calidad para todos y todas.

Dado que la mayoría de los docentes empleados en estos momentos podría desgraciadamente perder su trabajo en virtud de las nuevas enmiendas, el KPSZ-KPT propone que los docentes despedidos sean contratados como asistentes de docentes.

Reformas educativas previstas

Las nuevas reformas que se van a implementar en el sistema educativo húngaro a partir de septiembre de 2013 son las siguientes.

El número de clases financiadas por el Estado se incrementará un 97% en la CINE 1 (la Clasificación Internacional Normalizada de la Educación)y un 34% en la CINE 2 y 3, lo que da lugar a un incremento total del 65%. Por lo tanto, el sistema educativo ha de tener en cuenta un incremento del 65% en las horas de clase.

La nueva división de las horas de trabajo de los docentes debería incluir un incremento del 80% en las horas de trabajo semanales, lo que quiere decir que se dispondrá de 32 horas semanales para los docentes que respondan a los requisitos para un puesto de trabajo a tiempo completo utilizando la información de la terminología de la Red sobre la Educación en Europa.

De ese incremento del 80% en las horas de trabajo, un 55-65% (es decir, 22-26 horas semanales) quedarán reservadas a la enseñanza presencial habitual y a clases adicionales para trabajar con alumnos con un talento especial o con necesidades especiales, las cuales se llevarán a cabo en grupos pequeños. Este nuevo rol sustituirá el actual mandato de 22 horas presenciales a la semana

  • El docente decidirá por sí mismo/o a qué dedicar el restante 20% de las horas de trabajo semanales:La disponibilidad de los servicios educativos no se ha invertido plenamente en las escuelas: al parecer podría darse la posibilidad de que el director de escuela declare que se pase el 100% del “tiempo de trabajo” en la escuela.
  • Las horas de asistencia extraordinaria o especial no serán remuneradas una vez se haya alcanzado el límite de las 22-26 horas como circunstancia legal. Esas horas serán en cambio redistribuidas en el incremento del 80% de las horas de enseñanza mencionado anteriormente. La mayoría de esas horas de enseñanza siguen sin estar remuneradas a día de hoy, lo cual es completamente ilegal.
  • Empleo obligatorio de asistentes de docentes, 1 por cada 100 alumnos.
  • Se implementará un nuevo modelo salarial para la carrera docente, empezando con un incremento medio aproximado del 50%.

Negociar para lograr los objetivos sindicales

Al KPSZ-KPT le gustaría reforzar su postura con relación a la reforma, indicando que “esta nueva política está siendo implementada durante la presión de la crisis. Estamos manteniendo discusiones con los actuales responsables políticos, en lugar de participar en manifestaciones organizadas contra ellos. Tenemos que estar preparados para las negociaciones, en un esfuerzo por encauzar esta política por la vía adecuada para conseguir progresar y lograr nuestros objetivos.”

También define estos objetivos: establecer igualdad de oportunidades para los niños y niñas pobres a fin de que tengan el mismo acceso a la educación que se merecen; desarrollar el respeto por todos los educadores y los demás miembros del personal que trabajan en el campo de la educación; y facilitar resultados positivos en términos de incrementos salariales de los docentes y la defensa de las escuelas.

“Aplaudimos la voluntad de nuestros compañeros y compañeras húngaros para implicarse profundamente en las actuales reformas al sector de la educación, e instamos al Ministerio de Educación nacional a que mantenga negociaciones con ellos en lo referente a esta cuestión”, expresó Fred van Leeuwen, Secretario General de la IE.

“Quiero reiterar que la IE hace un llamamiento a todos los Gobiernos para que desempeñen su función como garantes de los derechos de todos los ciudadanos y en especial los derechos básicos a una educación pública y a una sanidad pública, así como los derechos fundamentales a crear sindicatos y negociar colectivamente.”

La crisis económica no debe socavar los objetivos de la educación

Van Leeuwen dijo asimismo que “a la IE le gustaría que las autoridades húngaras se comprometieran a que su sector educativo y el sector de los servicios públicos estén aislados del impacto de las crisis financieras, y que consoliden sus esfuerzos globalmente en pos del logro de los Objetivos de Desarrollo del Milenio y los Objetivos de la Educación para Todos y Todas.”

 

 

 

Comparte esta página