“PISA, el bienestar y los sindicatos de docentes”, por David Edwards

Cuando la OCDE publica sus informes PISA, muchos de los titulares se centran en la clasificación de los países. Aunque hemos criticado sistemáticamente el enfoque de clasificación, en estos informes hay muchos aspectos que son de utilidad para los educadores y sus sindicatos.

Un buen ejemplo de esto es el informe PISA de 2018 , publicado en diciembre del año pasado. Contiene —y no por primera vez— un volumen dedicado al bienestar de los estudiantes. En él se examinan las cifras, pero no únicamente las cifras. En este informe, se constata lo que todo el mundo sabe por instinto. Por ejemplo, con respecto al “clima escolar”, se señala:
“Un clima escolar positivo es una de esas cuestiones difíciles de definir y de medir; sin embargo, todo el mundo —incluso los padres— es capaz de reconocerlo cuando lo ve. El estado de las instalaciones del centro escolar, el tono de las conversaciones en los pasillos, el entusiasmo del personal escolar y la forma en la que los estudiantes se comportan en los intercambios de clase son algunos de los signos que los visitantes pueden observar para evaluar con rapidez y en términos generales el clima de una escuela”.
 
El entusiasmo de los docentes
 
El cuestionario de PISA 2018 también incorporó un intento de medir el impacto del entusiasmo de los docentes  en el bienestar y los logros de los estudiantes. Aunque el vínculo entre los dos ámbitos es correlativo y no causal, parecía haber una relación:
“Las conclusiones del informe PISA revelan que, en una clara mayoría de países y economías, cuanto más entusiastas percibían los estudiantes de 15 años a sus docentes, mayor puntuación obtenían en la evaluación en lectura, incluso después de tener en cuenta el perfil socioeconómico de los estudiantes y las escuelas”.
 
El entorno de aprendizaje
 
En el informe se enfatiza que el entorno de aprendizaje no solo trata sobre el clima escolar. Existen muchos otros factores como el entorno familiar, la situación socioeconómica y la comunidad. Un ejemplo es el acoso (bullying) que, como se indica en este informe PISA, así como en ediciones anteriores, es un problema muy grave. No tiene lugar en la escuela exclusivamente, sino que a menudo “rebosa” en ese contexto. Como se señala en el informe, los docentes y el personal de apoyo escolar desempeñan una función fundamental en este ámbito: 
“Los docentes y directores no solo necesitan ser capaces de reconocer el acoso cuando tiene lugar, sino que también deben crear una atmósfera en la que se reduzcan las probabilidades de que se produzca el acoso. Los estudios concluyen que un entorno escolar de apoyo y atención está relacionado con una menor prevalencia de acoso y con la voluntad de los estudiantes de pedir ayuda”.
 
Aunque las relaciones no son un elemento crucial en el informe, se reconoce que son una parte esencial de la vida y el clima escolar. Resulta interesante, y puede que tenga relación, que el informe indica la existencia de una correlación entre los estudiantes que hacen un uso intensivo de Internet y la sensación de “tristeza”,
“…cuando se les preguntaba a los estudiantes la frecuencia con la que se sienten tristes y deprimidos, las diferencias entre las categorías de usuarios de Internet eran mayores. Cuanto más tiempo declaraban los estudiantes pasar conectados a Internet, más probable era que indicaran sentirse tristes y deprimidos. Por ejemplo, en promedio, en los países de la OCDE, el 35 % de los usuarios ocasionales de Internet señalaron sentirse deprimidos a veces o siempre, en comparación con el 38 % en promedio de los usuarios moderados de Internet y el 44 % de los usuarios intensivos de Internet”. 
 
El informe PISA también muestra la importante conexión que existe entre la enseñanza y el aprendizaje, positiva y negativamente. En el lado positivo, el informe expone lo siguiente: 
“Una de las principales ideas que conforman este informe es que la vida en la escuela es un aspecto fundamental de la vida de los estudiantes. El centro escolar no es el único lugar donde los niños adquieren conocimientos, pero, esencialmente para este informe, es el lugar donde los niños hacen amistades, entablan relaciones de confianza con los docentes y desarrollan apego hacia la escuela”.
 
El bienestar de los docentes y de los estudiantes
 
Hay un ámbito en el que se espera que se investigue más; se trata del vínculo entre el bienestar de los estudiantes y el de los docentes. Tanto la Dirección de la OCDE como la IE admitieron que debería tener lugar dicha investigación, pero ningún país de la OCDE ha accedido a respaldarla como proyecto especial. El informe PISA 2021 incluirá un cuestionario para docentes que también incluirá preguntas destinadas a los docentes sobre su bienestar, tras lo cual será posible correlacionar las evidencias con el bienestar de los estudiantes. Sin embargo, es motivo de verdadera preocupación que los países no hayan priorizado el bienestar de los docentes como aspecto digno de estudio. 
 
Conclusión
 
La OCDE ha mejorado su asesoramiento sobre políticas significativamente durante la última década. Han reconocido que la negociación colectiva es fundamental para tener unas relaciones de trabajo eficaces, han incluido un enfoque positivo de los docentes en sus informes y están incorporando preguntas sobre el bienestar de los docentes en su encuesta. Han reconocido la importancia de la autonomía profesional y enfatizan la necesidad de que los gobiernos colaboren con los sindicatos de docentes para que las reformas en la educación sean positivas. Aunque seguiremos cuestionando a la OCDE cuando apliquen un ángulo que no proceda, hay mucho que valorar de su enfoque en desarrollo del conocimiento de los estudiantes.
 

8d777f385d3dfec8815d20f7496026dc6144.png

David Edwards

David Edwards es Secretario general de la Internacional de la Educacion.

Comparte esta página

Tweets

Síguenos

Perfiles de países