Desafíos para una educación de calidad en Haití y Pakistán

"Haití es un buen ejemplo en este sentido: allí, el 85 por ciento de la educación es privada. Podemos ir a Haití y tomar el control del sistema de educación nacional – pero tiene que darse cuenta de que, aunque pusiera todo el presupuesto público nacional en la mesa, no sería capaz de de financiar una educación para todos/as. Existe un gran desafío en la construcción de un sector público en Haití ya que los políticos no tienen en realidad control sobre lo que deberían ser los servicios públicos.

“Además, si quiere desarrollar un país para que se convierta en un país independiente, tiene que apoyar el desarrollo a largo plazo de la infraestructura del sistema político y del sistema público de educación. Esto significa que necesita vincular entre sí las escuelas en un mismo sistema”.

Desastres naturales devastadores

"Los desastres naturales golpearon Haití y Pakistán. Es devastador para los países pobres que muchos de ellos estén a merced de los desastres naturales: son tan graves cuando suceden porque estos países no tienen recursos para prevenirlos o hacer frente a las consecuencias.

"Es diferente en una sociedad como Japón, donde [la  sensibilización sobre los desastres naturales] forma parte de la educación y la sociedad entera está capacitada sobre qué hacer cuando un terremoto tiene lugar. Algunos dicen que las secuelas del terremoto en Haití fueron terribles, pero que podrían haber sido un poco mejor. Basta con mirar las enfermedades que se han desarrollado tras el terremoto: si se tienen programas de vacunación y la certeza de que se podría haber educado a  niñas y  mujeres en la importancia de la vacunación de sus hijos/as, se podría haber evitado alguna de las epidemias y enfermedades que se desataron más tarde. Se trata de un círculo vicioso en el que, en muchos sentidos, la educación es la solución y la herramienta para promover el desarrollo.

Asistencia de emergencia para ayudar a los esfuerzos de reconstrucción

"Después nos encontramos ante la cuestión de por dónde empezar: por este motivo, la IE fue a Haití con asistencia de emergencia, ayudando a sus afiliados y a los/as docentes a reconstruir una infraestructura básica después del terremoto.

“Hoy, todavía no han terminado de reconstruir completamente el país, y nuestro respaldo se orienta cada vez más en dar apoyo a nuestros afiliados en la construcción de una coalición para desarrollar una educación pública de calidad en el país. Nos centramos en cómo los/as docentes, como profesionales, y sus sindicatos pueden convertirse en agentes y soluciones para desarrollar un sistema educativo público de calidad.

“Con la misión de enero, fuimos capaces de apoyar a nuestros afiliados no sólo en el desarrollo de su campaña para construir un sistema público de calidad en Haití, sino también llevando esta campaña ante las autoridades, estableciendo un diálogo y una cooperación con éstas para seguir adelante. Queremos influir en las autoridades con las sugerencias adecuadas.

La colaboración de la IE para abogar por la educación

"Nos reunimos con nuestros afiliados y con otros socios cooperantes como el Enviado Especial de las Naciones Unidas para la Educación Mundial, Gordon Brown. Nos juntamos para unir fuerzas, como en Haití, con el fin de poner demandas al gobierno para que presente un plan de desarrollo y un seguimiento de la ejecución de ese plan.

“En breve la IE también lanzará un fondo de becas en Pakistán centrado en la educación de las niñas.

“Por encima de todo, queremos asegurarnos que cuando personas violentas maten docentes, estudiantes o se opongan a la educación de las niñas, sepan que les estamos observando. Se trata de poner en relieve lo que está pasando, movilizando la comunidad local y global para que se distancie de esta horrible actitud. También se trata de apoyar a aquellos que son lo suficientemente valientes como para no renunciar a una buena causa y que necesitan saber que no están solos en su lucha para asegurar una educación de calidad para todos/as, incluyendo a niñas y mujeres.

"Creo que el Día de Malala, iniciativa del enviado especial de la ONU para la Educación Mundial, Gordon Brown, que se celebrará el 10 de noviembre, trata de lo mismo: Malala es una niña, un símbolo de valentía y de lucha por una causa muy importante, por la educación de niñas. Ese día nos centraremos de la educación de las niñas en todo el mundo, no sólo en Pakistán.

Educación de calidad: una definición amplia basada en los derechos

"En lo relativo a una educación de calidad, no hay nada más importante que asegurarse que no se define la educación de calidad desde una perspectiva estrecha: una educación de calidad debe ser definida de manera amplia, no sólo en sus propósitos, sino también en los términos de lo que ésta implica.

"A veces digo que incluso si se tiene un 90 por ciento de niños escolarizados, todavía no se está cerca de un sistema educativo de calidad si el 10 por ciento que se queda fuera es el más vulnerable. No se tiene un enfoque igualitario.

"Cuando nos fijamos en una educación de calidad no debemos mirar únicamente las cifras, debemos analizarlas y observar cuál es la situación de las niñas, de los/as niños/as con necesidades especiales, de los grupos indígenas. Tenemos que comprobar que tenemos un sistema que les está llegando a todos/as.

"Esto es muy importante hoy en día que todo se mide por cifras. Puede tener números positivos en general, pero si las minorías no están incluidas porque no crean un gran impacto en las estadísticas, sin duda no puede considerar que ha alcanzado una educación de calidad universal para todos/as.

“La calidad viene contenida en la educación, que debe ser sensible a la diversidad y extenderse a la formación docente, a la enseñanza y a los materiales docentes, al currículo y a los libros de texto”.

La educación de las niñas obstaculizada por la cultura y la tradición

"Hoy en día, nuestra atención en Pakistán se centra en las niñas, ya que su tasa de participación en las escuelas, así como la finalización de los estudios, es baja. El país tiene una tasa de abandono muy alta, tanto para niños como para niñas, pero especialmente para niñas.

"No es el único, pero es un ejemplo de un país donde, además de trabajar en la infraestructura, en la financiación y en las políticas públicas, se tiene que trabajar también el aspecto cultural y las actitudes, en especial en lo que respecta a la educación de las niñas. Algunos/as dirán que se trata de un asunto religioso: no sé qué parte de esto es religioso, pero para mí se trata más de un aspecto cultural y tradicional.

"Hay fundamentalistas vinculados a los talibanes que trabajan activamente en contra de que las niñas reciban una educación, destruyendo de manera descarada las escuelas que ofrecen educación para las niñas, atacándolas, amenazando a los padres y a las niñas por su participación escolar. Ven la educación de las niñas como una amenaza, especialmente por qué ser educado también significa convertirse en independiente.

"Parte de esto es simplemente una actitud heredada y una forma de hacer las cosas. Se necesita, por  tanto, trabajar en un amplio espectro y también en un cambio de actitudes, y esto es algo que se tiene que hacer desde dentro. No creo que podamos o debamos venir desde fuera y decirles cuál es la actitud correcta. Sin embargo, podemos apoyar a aquellos que trabajan en favor de una educación para las niñas, empezando en las comunidades locales y convenciéndolos de que esto es bueno para sus hijas.

"Me gustaría hacer hincapié en que hay casos de éxito: la tasa de participación está aumentando y se pueden ver niñas que se están abriendo camino a través de las clases sociales, saliendo de la pobreza y llegando a recibir una educación, convirtiéndose ellas mismas en modelos.

"En Pakistán, se acaban de celebrar elecciones, así que creo que es importante aprovechar el impulso. Con el nuevo gobierno organizándose tras las elecciones, se espera que las cosas se calmen.

Pakistán: Jerarquía de la exclusión

"Verá muchas de estas mismas cosas en Pakistán.

"Allí también existe una pirámide cuando se trata del acceso a la educación y ya sabemos a grandes rasgos quienes serán los últimos en ser incluidos: por lo general, se llega a las ciudades antes que a las zonas rurales, se llega a los niños antes que a las niñas, se llega a la población en general antes que a los pueblos indígenas o a las minorías, se llega a estudiantes sin necesidades especiales antes que a los estudiantes con necesidades especiales.

"Puede ver esta jerarquía en Pakistán. Las ciudades tienen una tasa de escolarización más alta que las zonas rurales, donde hay muchas comunidades que no cuentan con ninguna escuela. Y sabemos que la tasa de escolarización de las niñas es mucho más baja que la de los niños.

Haití: Pequeñas medidas sostenibles para conseguir una educación de calidad bajo la supervisión docente

"En Haití, el gobierno ha desarrollado un buen plan sobre la manera de avanzar. La IE y sus afiliados son expertos en qué es lo que se necesita hacer, pero también son vigilantes que controlan que el plan para la educación se ponga en práctica. Es un papel difícil, en este país no puedes esperar conseguir una educación pública de calidad para todos/as los/as niños/as de hoy a mañana, tienes que aceptar ir paso a paso, a través de medidas sostenibles que se van apoyando entre sí y avanzan hacia el futuro.

"Mientras Haití trabaje para el desarrollo de la educación pública, también tendrá que trabajar en la formación de los/as docentes, en la educación superior y en el desarrollo del currículo.

"Incluso si el propio Gobierno no tiene el dinero para financiar el sector público, puede involucrarse y empezar a tomar el control a través de la formación docente y el desarrollo del currículo.

"Se trata de encontrar el camino correcto a seguir, que es diferente para cada país ya que depende de su nivel de desarrollo.

"En resumen, creo que nuestros afiliados han hecho lo correcto, empezando por esta coalición, empezando por reunir fuerzas de manera que no se tire en direcciones diferentes y que [los afiliados] funcionen como lo que son, expertos en educación. Haití carece de dinero y de infraestructura; en cierta medida, también carece de políticas públicas, pero está creando alguna de éstas, y los/as docentes son cruciales para la aplicación de las políticas educativas.

Perfiles de países