Ei-iE

Los docentes defienden los derechos de la niñez

publicado 16 enero 2009 actualizado 10 marzo 2017

A pesar de la existencia de diferentes marcos legales para proteger los derechos de los niños, todavía existen millones de niños y niñas que se ven privados de sus derechos fundamentales. Estos derechos incluyen el derecho a la vida, a una identidad, al cuidado sanitario, a una educación gratuita, a ser protegidos contra el abuso, la explotación y cualquier forma de discriminación. Todos estos derechos están interconectados muy estrechamente. Cuando un niño o niña está trabajando, a menudo en condiciones insostenibles, en lugar de estar en la escuela también se le está negando el derecho a la educación. Los docentes y sus organizaciones son muy conscientes de este problema y están tomando medidas para encontrar soluciones. A través de su defensa de los objetivos de la Educación para Todos y su participación directa en diferentes proyectos, están contribuyendo de forma muy significativa al respeto de los derechos de los niños en todo el mundo.

El 20 de noviembre de 2008 será el 19° aniversario de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Esta convención es el instrumento internacional de derechos humanos más ratificado en el menor espacio de tiempo. También se están ratificando sin demora los dos convenios de la OIT en materia de trabajo infantil: el Convenio n° 138 sobre la edad mínima de empleo y el Convenio n° 182 sobre las peores formas de trabajo infantil. A escala regional, existen varios mecanismos de derechos humanos que promueven y supervisan la aplicación de los derechos infantiles. Y finalmente, las legislaciones nacionales (que en muchas ocasiones incluyen constituciones), los tribunales y los órganos institucionales también promueven y protegen los derechos de la niñez. Sin embargo, es una vergüenza que aún así se sigan violando diariamente los derechos fundamentales de tantos niños. Las estadísticas mundiales sobre la situación de los menores son sobrecogedoras, e incluso es posible que las cifras estén subestimadas. . 72 millones de niños siguen sin ir a la escuela, de los cuales un 56% son niñas 218 millones de niños trabajan 126 millones de niños están atrapados en las peores formas de trabajo infantil 25 millones de niños son refugiados y han sido expatriados 9,2 millones de niños mueren antes de su quinto cumpleaños 1,5 millones de niños mueren anualmente por la falta de cuidados sanitarios y por beber agua no potable 2,1 millones de niños menores de 15 años viven con el VIH 15 millones de niños menores de 18 años son huérfanos de uno o ambos padres debido al SIDA. Algunos grupos son todavía más vulnerables: los niños de las zonas rurales, los de grupos étnicos o minoritarios, y aquellos con necesidades especiales. Y entre todos estos grupos se encuentra el más vulnerable, marginado y excluido: las niñas. Se trata de una situación injusta e inaceptable para millones de niños de todo el mundo. Pero la noticia positiva que podemos extraer de esta terrible situación es que los docentes y sus organizaciones son muy conscientes de esta realidad porque se enfrentan a ella diariamente, y están tomando medidas para cambiarla. Cada año participan más organizaciones en la Semana de Acción Mundial por la Educación, de la coalición de la Campaña Mundial por la Educación, para exigir el derecho a la educación de todos los niños. También se organizan reuniones y talleres regionales para debatir los problemas más urgentes sobre los derechos de los niños y cómo sus organizaciones pueden hacerles frente de forma efectiva. Los docentes luchan contra el trabajo infantil Los sindicatos de docentes también están totalmente comprometidos con la lucha contra el trabajo infantil, y están tomando medidas en todos los lugares del mundo. En 2008, mediante un proyecto conjunto apoyado por la federación de sindicatos holandeses FNV (Federatie Nederlandse Vakbeweging ) y la IE, muchas organizaciones afiliadas están trabajando activamente en la promoción del papel de la educación como herramienta fundamental y eficaz para afrontar el problema del trabajo infantil. Como parte del proyecto, investigadores de cuatro países diferentes – Brasil, Ghana, Honduras y Marruecos – han llevado a cabo varios estudios sobre los retos y las buenas prácticas de los sindicatos de docentes para afrontar el problema del trabajo infantil. El estudio ha sido realizado por expertos nacionales en este ámbito. Con vistas a analizar, contrastar y finalmente validar sus conclusiones, se han llevado a cabo varios debates exhaustivos en diferentes reuniones con los actores clave de este ámbito (ministros de Educación, agencias de la ONU y ONG). Las conclusiones de estas reuniones se publicarán en breve. Además, el proyecto implica la defensa y promoción a través de campañas nacionales para sensibilizar sobre el derecho fundamental de todos los niños y niñas a la educación y la necesidad urgente de prevenir y eliminar el trabajo infantil. Las campañas culminaron el 12 de junio con el Día Mundial contra el Trabajo Infantil. Acciones coordinadas Coordinar y reforzar las acciones sobre los derechos de los niños con otras Federaciones Sindicales Mundiales, como la BWI, UITA y la CSI, ha sido el objetivo clave de la IE. Ello ha requerido convocar reuniones internacionales para desarrollar estrategias conjuntas, preparar documentos de defensa y declaraciones conjuntas, y realizar trabajos de presión en favor del derecho a la educación en foros nacionales, regionales e internacionales. Para promover y proteger los derechos de los niños de forma efectiva es necesario que coordinemos nuestras acciones. La clave es crear asociaciones. Por eso, la IE está trabajando activamente en esta dirección con todos sus socios. En concreto, ha estrechado sus relaciones con el Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) de la Organización Internacional del Trabajo, desarrollando materiales sobre trabajo infantil para los docentes, participando en talleres sobre educación y trabajo infantil, y uniendo sus esfuerzos para maximizar el impacto de sus acciones. La IE también forma parte del Grupo de Trabajo Mundial sobre Trabajo Infantil y EPT, junto con la OIT, la UNESCO, UNDP, UNICEF, el Banco Mundial y la Marcha Mundial contra el Trabajo Infantil. La IE hace posible que las voces y las contribuciones de los docentes se tomen en cuenta en los esfuerzos por movilizar la voluntad política con el fin de que las cuestiones sobre trabajo infantil se integren en las políticas educativas. Así mismo, la IE está reforzando su colaboración con diferentes ONG activas en el ámbito de los derechos infantiles, como la Campaña Mundial por la Educación, la Marcha Mundial contra el Trabajo Infantil, la Campaña Stop Child Labour y el Grupo de ONG para la Convención sobre los Derechos del Niño. Los docentes y sus organizaciones han desarrollado un gran número de iniciativas para luchar por los derechos infantiles, especialmente el derecho a la educación. Los docentes saben que tienen un papel extremadamente importante que desempeñar, y que todavía queda mucho trabajo por hacer. Su compromiso, sus esfuerzos y su gran motivación por la educación y el futuro de los niños y las niñas puede marcar la diferencia. Al fin y al cabo, aparte de los padres y madres, los docentes son las personas más cercanas a los niños. ¿Quién si no podría defender mejor sus derechos? Por Donatella Montaldo

Este articulo fue publicado en Mundos de la Educación, No. 28, Diciembre 2008.