Ei-iE

Entrevista con Laouali Issoufou, Coordinador de EPT-SIDA en Níger

publicado 8 junio 2010 actualizado 8 junio 2010

Laouali Issoufou del SNEN, uno de los seis sindicatos de Níger en coordinar las charlas del Programa EPT-SIDA sobre la calidad en la educación y acabar con el estigma del VIH.

¿Cuáles son los grandes retos que se plantean a una educación de calidad en Níger?

En Níger, no sólo tenemos clases con más de 100 alumnos para un solo maestro, sino que las clases también se imparten en chozas de paja y cobertizos donde los estudiantes sólo tienen el suelo para sentarse. En estas condiciones resulta sumamente difícil hablar de calidad de la educación. Asimismo, suele pedirse a los docentes impartir clases a estudiantes de distintos grados en la misma aula y al mismo tiempo. En las escuelas de enseñanza primaria es corriente que un solo docente se ocupe del primer y segundo grados, y otro que imparte el tercer y el cuarto grados. En el nivel secundario la situación no es mejor; no es raro encontrar algunos centros de enseñanza secundaria con sólo dos profesores, uno de matemáticas y otro de francés. Al profesor o profesora de matemáticas se le pide que imparta los cursos de física, química e incluso deporte, mientras que el docente que imparte literatura también tiene que ocuparse de los cursos de historia, geografía y hasta un poco de Inglés. Aun cuando en las poblaciones más grandes y las ciudades la situación tiende a ser un poco mejor, todavía es posible ver escuelas que padecen una grave escasez de recursos en estas áreas.

¿Qué medidas se están tomando para superar estas dificultades?

Desde hace algunos años el sistema educativo se resiente por los efectos de la política gubernamental de recurrir a los docentes por contrato. En el marco del Programa EPT-SIDA hemos podido examinar el impacto que ejerce esta contractualización de la profesión docente sobre la calidad de la educación. Por lo general, este personal contractual carece por completo de formación docente, o ésta es insuficiente. Tras dar a conocer los resultados de nuestra investigación a aquellos que trabajan en el sector educativo, hemos podido convencer a las autoridades públicas de dar a este personal contractual cierta formación inicial. Aun cuando consideramos que el período estrictamente mínimo requerido en lo que se refiere a formación del profesorado es de dos años, los efectos del hacinamiento podían observarse en todo el sistema educativo y, en 2008, el gobierno tomó la decisión de reducir la formación de los estudiantes de magisterio de enseñanza primaria a un año, y los de la enseñanza secundaria a dos años. Estamos ejerciendo presión sobre el Ministerio de Educación en un esfuerzo por que se conceda mayor atención al desarrollo profesional y la formación de los docentes. En la práctica, estamos trabajando para reagrupar a los docentes a nivel regional para que puedan compartir experiencias y aprender unos de otros.

¿Cuáles han sido las repercusiones del VIH y el SIDA en el sector de la educación?

De acuerdo con las estadísticas en materia del VIH en Níger, que indican una prevalencia de aproximadamente el 0,7%, es tentador pensar que el SIDA no representa un problema en el país. Sin embargo, existe tal reticencia a hacerse la prueba que en realidad el número de personas que viven con el VIH podría ser mucho más importante. La gente tiende a creer que las personas que viven con el VIH contrajeron la enfermedad por infidelidad, asimismo, los problemas de discriminación de este tipo parecen disuadir a muchos docentes de hacerse la prueba. El Programa EPT-SIDA en Níger está afrontando la oposición a las pruebas y preparando el camino para dar una respuesta más coordinada al VIH y el SIDA en el sector de la educación.