Ei-iE

OIT: Trabajo infantil rebatido en la demanda de trabajo decente

publicado 8 junio 2011 actualizado 8 junio 2011

En la Conferencia Internacional del Trabajo de esta semana, los miembros de la Organización Internacional del Trabajo fueron presentados con una serie de recomendaciones para apoyar la seguridad de los trabajadores y trabajadoras del hogar, incluyendo disposiciones para combatir el trabajo infantil del hogar.

El Convenio y Recomendación sobre trabajo decente para los trabajadores y trabajadoras del hogar es un paso importante dirigido a garantizar que los trabajadores y sindicatos de todo el planeta estén unidos en sus esfuerzos para erradicar la explotación de los trabajadores/as y los niños/as.

Organizaciones como la Marcha Mundial contra el Trabajo Infantil, apoyada por la IE, han elaborado campañas para apoyar el Convenio y son optimistas con respecto al resultado que tendrá en la Conferencia. La Conferencia de la OIT dio comienzo el 1 de junio en Ginebra.

La Secretaria General Adjunta de la IE, Jan Eastman, dijo: “Los sindicatos nacionales e internacionales deben ser firmes defensores de los derechos humanos, dado que el abuso de las trabajadoras/es del hogar y el trabajo infantil afectan a todos los sectores de la sociedad. Las escuelas, y las comunidades en general, sufren graves pérdidas cuando los niños son sacados de allí para realizar un trabajo inseguro e inadecuado. La aprobación de este Convenio facilitaría la cooperación internacional contra el abuso del trabajo del hogar.”

El Convenio aborda diversos aspectos del trabajo del hogar, como la migración y la trata de mano de obra. Las recomendaciones apoyan, por ejemplo, los derechos de los trabajadores sin papeles, que a veces permanecen desprotegidos contra los abusos debido a su situación de indocumentación. Establecerá asimismo normas para prohibir el trabajo forzoso, el cual se ha convertido en una realidad problemática para muchos trabajadores, sobre todo niñas y mujeres en países de toda Asia, Oriente Medio y África. El Convenio aborda estas cuestiones proponiendo normas, como una edad mínima para trabajar, y otros planes para el desarrollo de políticas y legislación.

Un acuerdo estandarizado y unificador permitiría consolidar los esfuerzos de las organizaciones individuales a la hora de garantizar los derechos de los trabajadores y los niños en todas partes.

Está previsto que la aprobación de este Convenio sirva de catalizador para que los miembros de otras organizaciones, incluidas las afiliadas de la IE, intensifiquen sus esfuerzos para luchar contra el abuso de la mano de obra del sector doméstico