Ei-iE

Kosovo: el sindicato de la educación y el gobierno tomar medidas para la reconciliación

publicado 4 junio 2015 actualizado 5 junio 2015

Tras la reunión mantenida con el ministro de educación, la primera desde que los docentes se declararon en huelga en el mes de abril, el Sindicato de Educación, Ciencia y Cultura de Kosovo confía en que el gobierno respete el convenio colectivo de 2014.

Cuando el gobierno dejó de respetar el convenio colectivo acordado con el Sindicato de Educación, Ciencia y Cultura de Kosovo (SBASHK) en abril del año pasado, que incluía un aumento salarial del 0,5% por cada año de servicio, los docentes respondieron con vigor declarando unánimemente una huelga los días 24 y 25 de abril de este año. Ayer fue la primera vez que los responsables sindicales y el ministro de educación, Arsim Bajrami, se reunieron desde la acción laboral.

Durante las reuniones, celebradas en Pristina del 3 al 4 de junio, a las también asistió una delegación de la Internacional de la Educación (IE), el ministro Bajramisaid dijo que SBASHK era consultado sobre todos los aspectos relativos al sistema educativo y en materia de políticas educativas. También dijo que el gobierno quiere adaptar los programas de educación para garantizar una incorporación más adecuada al mercado laboral.

El Secretario General de la Internacional de la Educación, Fred van Leeuwen, instó al ministro a aplicar todas las disposiciones del acuerdo. Asimismo, solicitó que los nueve años de severa represión por parte del régimen de Milosevic, durante los cuales miles de docentes trabajaron en escuelas clandestinas, se tuvieran también en consideración en los cálculos de los derechos de pensión de estos docentes.

Van Leeuwen señaló que en comparación con los países vecinos, que asignan aproximadamente un 6% de su PIB a la educación, el presupuesto de Kosovo destinado a la educación, que asciende al 3,9% del PIB del país, no es suficiente. El vicepresidente del Comité Sindical Europeo de la Educación (CSEE), Walter Dresscher, que también formó parte de la delegación de la IE, destacó la importancia de seguir mejorando la situación profesional de los docentes kosovares, así como de darles libertad profesional para garantizar una educación de calidad todos y cada uno de los niños y niñas.

El presidente, Rrahman Jasharaj, y el secretario general, Jehona Oruci, de SBASHK dijeron a la delegación que los representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI), con los que se habían reunido a principios de este año, habían prometido al sindicato que recomendarían que el gobierno aumentara el presupuesto destinado a la educación. En respuesta, Jasharaj dijo: “somos el sindicato más grande y más activo del país. Estamos decididos a mejorar las condiciones de empleo de los docentes y, por tanto, a mejorar la calidad de la educación, preferiblemente a través del diálogo social pero, si es necesario, mediante la acción laboral”.

SBASHK representa a más de 20.000 docentes y personal de apoyo a la educación empleados en todo el sistema educativo.