Ei-iE

Un informe de la UNESCO se replantea la educación en el siglo XXI

publicado 4 noviembre 2015 actualizado 13 noviembre 2015

Rethinking Educationofrece un plan de acción sobre el tipo de educación que se necesita en el siglo XXI, con especial atención al respeto por la vida y la dignidad humana, la justicia social y la responsabilidad compartida por un futuro sostenible.

Rethinking Education, cuya presentación internacional tuvo lugar el 4 de noviembre en la sede central de la UNESCO en París (Francia), es una reflexión sobre los tiempos que corren. Rethinking Education se inspira Learning: The treasure within, una publicación de 1996 también conocida como el «informe Delors», y desarrolla sus cuatro pilares de la educación:aprender a saber; aprender a hacer; aprender a convivir, aprender a vivir con otras personas, y aprender a ser.

La publicación, que cuenta con contribuciones de la Internacional de la Educación (IE), se centra en un desarrollo sostenible, se reafirma en un enfoque humanístico de la educación y trata la educación y el conocimiento como bienes comunes globales.

«Estoy convencida de que necesitamos volver a reflexionar a fondo sobre la educación, dado que nos encontramos en una época turbulenta», señala Irina Bokova, Directora General de la UNESCO, en el prólogo del informe.«El mundo está cambiando; la educación también debe hacerlo».

También pone de manifiesto que las sociedades de todo el mundo están sufriendo transformaciones sociales profundas que exigen nuevas formas educativas para abarcar las competencias que necesitan las sociedades y economías hoy en día y en un futuro.Una educación básica de calidad es el fundamento necesario para aprender a lo largo de la vida en un mundo complejo y que cambia rápidamente, indicó Bokova para recalcar que el simple acceso a la educación no es suficiente.

«Necesitamos un nuevo enfoque en la calidad de la educación y en la relevancia del aprendizaje, de lo que los niños, jóvenes y adultos están aprendiendo de verdad.Y tenemos que concentrarnos todavía más en los docentes y educadores como agentes del cambio en un ámbito universal».

Bokova, que entiende la educación como un «bien común esencial» y como la «clave para un marco global integrado de objetivos de desarrollo sostenible», insiste en que «no existe una fuerza transformadora más potente que la educación» para promover los derechos humanos y la dignidad, erradicar la pobreza y desarrollar la sostenibilidad, crear un futuro mejor para todos, basado en derechos equitativos y justicia social, respeto por la diversidad cultural, así como solidaridad internacional y responsabilidad compartida.

A la luz de este informe y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que incluyen un objetivo independiente sobre educación, los sindicatos de docentes de todo el mundo están luchando para garantizar que los gobiernos cumplan sus promesas.

Puede leer Rethinking Education aquí