Ei-iE

Canadá apoya la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas

publicado 10 mayo 2016 actualizado 12 mayo 2016

En un movimiento muy esperado, el gobierno de Canadá modificó su posición con respecto a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas al unirse a más de 140 países para firmar el acuerdo.

Mediante una decisión que está siendo aplaudida por la Canadian Federation of Teachers (CTF), el gobierno canadiense ha cumplido su promesa de firmar la Declaración sobre los derechos de los pueblos indígenas.

“Ya era hora de renovar una relación basada en el reconocimiento de los derechos, el respeto, la cooperación y la colaboración”, relataba un comunicado de prensa redactado por la ministra de Justicia de Canadá, Jody Wilson-Raybould.

La adhesión de Canadá se produce en un momento en el que las comunidades indígenas del país se enfrentan a la pobreza, así como a la exclusión social y cultural, lo que ha dado lugar a un considerable aumento del índice de suicidios en algunas zonas. El primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha convertido el problema de los indígenas en una cuestión prioritaria, y esta firma constituye un paso en esa dirección después de los resultados del proceso de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación.

“La CTF aplaude la decisión del gobierno de Canadá de respaldar la Declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas”, declaró la presidenta de la CTF, Heather Smith. “Por otra parte, la CTF espera que este respaldo exprese el compromiso del gobierno a la hora de corregir las desigualdades históricas y actuales que sufren los pueblos indígenas, que comprenden la falta de financiación destinada a la educación de numerosos niños y jóvenes Primeras Naciones, métis e inuits, en Canadá”.

Así pues, la declaración reconoce los derechos humanos de los grupos indígenas, tales como el derecho a la libre determinación, al idioma, a la igualdad y a la tierra. Al respaldar este acuerdo, Canadá continúa avanzando hacia una “verdadera reconciliación” con sus pueblos indígenas.

“La Internacional de la Educación acoge favorablemente esta acción que valora el espíritu, la sabiduría y los principales beneficios en su defensa”, afirmó el secretario general de la IE, Fred van Leeuwen. “El cambio político acepta las recomendaciones de la Comisión para la Verdad y la Reconciliación destinadas a abordar las necesidades de la educación indígena, su profesorado y sus poblaciones”.

El precedente gobierno de Canadá se había opuesto anteriormente al documento, promulgado por la ONU en 2007. La medida política fue anunciada en el Foro de la ONU para las Cuestiones Indígenas, el 10 de mayo,  en Nueva York.